Cicatrices de reducción mamaria

La cirugía de reducción mamaria puede ayudar a aliviar el malestar y el dolor de espalda en pacientes con senos grandes. Cuando se realiza correctamente, el procedimiento deja como resultado unos senos naturales. Sin embargo, algunas cicatrices siempre acompañan a la cirugía de reducción mamaria. Para comprender plenamente las cicatrices causadas por la reducción de senos, hay algunos puntos clave a tener en cuenta.

Sitio de la incisión

El cirujano realiza la incisión principal en un punto especializado basado en el tamaño de los senos y la forma del cuerpo individual de la paciente. De acuerdo con la University of Florida en Santa Bárbara, la incisión se hace para que la cicatriz no quede muy visible mientras se está usando ropa o traje de baño. Para la mayoría de las pacientes, esto significa que la cicatriz quedará en algún lugar debajo de la axila escondida en gran parte, pero aún visible desde ciertos ángulos.

Formación de la cicatriz

Después de la cirugía de reducción de mama, el cirujano inserta una desviación del drenaje en la herida. Después de tres a cinco días, las derivaciones se retirarán y se suturará la herida. La curación y la cicatrización comenzará casi de inmediato. Para asegurar una cicatriz mínima, debes dejar las vendas iniciales sobre la herida durante aproximadamente una semana o según las indicaciones de tu médico. Después de retirar el vendaje, debes usar un sostén suave durante varias semanas, según la Drexel University College of Medicine. Las suturas se retirarán alrededor de dos semanas después de la cirugía; pero si se caen antes de tiempo, visita a un médico inmediatamente.

Infección

Para asegurar una mínima cicatrización debes evitar una infección. A menos que tu doctor te lo aconseje, no apliques ninguna loción para las cicatrices antes de quitar los puntos de sutura. Aunque las suturas están intactas, la herida no estará completamente cerrada y la cicatriz no habrá sanado. Debes evitar molestias en la herida o picazón en las suturas. Usa un sostén suave incluso por la noche, ya que el roce de una camisa o una manta con la herida podrían provocar irritación e infección. Tu médico probablemente te recetará medicamentos para el dolor con el fin de ayudar a aliviar el malestar durante la curación. Espera algo de hinchazón. Sin embargo, si observas excreción de pus a diario y dolor extremo, visita a un doctor para que trate con antibióticos las infecciones y reducir la formación de cicatrices.

Cicatrización de hematomas

En algunos casos, un hemotama podría desarrollarse en el sitio de la incisión. Esto es una acumulación de sangre detrás de un coágulo durante la cicatrización. De acuerdo con la University of Florida, los hematomas causan una cicatrización adicional y una posible infección. La acumulación de sangre hace que el seno cambie de color. Alguna hinchazón ligera rojiza se espera dentro de las primeras dos semanas después de la cirugía, pero una decoloración oscura debe ser reportada a un médico inmediatamente. Si el bloqueo no se elimina, experimentarás cicatrices adicionales en la mama.

Formación de cicatrices después de la curación

Las cicatrices iniciales se desarrollan durante el proceso de cicatrización inicial, pero estas cicatrices siguen desarrollándose mucho después de que la herida se haya cerrado. Después de que la herida haya cicatrizado y los puntos de sutura se hayan retirado, puedes tomar medidas para reducir aún más la cicatrización después de la curación. Según el libro "Handbook of Dermatology: A Practical Manual”, la manteca de karité ayuda a reducir la formación de cicatrices. También puedes someterte a una terapia de exfoliación química para reducir las cicatrices post-curación de reducción mamaria. Los exfoliantes químicos utilizan ácido glicólico para quemar las capas delgadas de la piel, permitiendo que ésta vuelva a crecer sana en su lugar.

Más galerías de fotos



Escrito por richard kalinowski | Traducido por jane laury