¿Los chupetes producen un comportamiento adictivo?

Usar o no chupetes para calmar al bebé es una pregunta común de los nuevos padres. Pero hay poco que sugiera que usarlo de bebé puede levar a comportamientos adictivos como adulto. Con un uso a corto plazo, los chupetes pueden enseñar a los bebés a calmarse solos y ayudar a los padres a conseguir una noche de sueño. La necesidad de consuelo del niño es genuina, y no es necesariamente precursora de una conducta adictiva en el futuro.

Chupetes en recién nacidos

Según la clínica Mayo, la mayoría de los bebés tienen un fuerte reflejo de succión. Se sabe que los bebés se chupan el pulgar o los dedos mientras están aún en el vientre. Los recién nacidos usan su reflejo de succión no solamente como una manera de alimentarse de sus madres o del biberón, también dependen de este reflejo para consolarse entre tomas. Los recién nacidos que están felices cuando están chupando algo pueden molestarse cuando tienen sueño o cuando necesitan sentirse cuidados y seguros. usar un chupete puede ayudar a los padres a reconfortar a sus hijos antes de la próxima comida y ayudarlos a relajarse antes de dormirse. Los estudios también muestran que los recién nacidos que usan chupetes cuando se van a dormir tienen menor riesgo de SMSL, o síndrome de muerte súbita del lactante.

Chupetes en bebés

A medida que los bebés crecen, sus necesidades cambian. Algunos bebés pueden continuar necesitando el chupete para reconfortarse, especialmente cuando están siendo destetados. Otros pueden encontrar consuelo en una manta favorita o muñeco de peluche. Continuar usando chupetes después de destetarlo dependerá del bebé. Podrías descubrir que tu bebé solamente lo necesita a la hora de la siesta o de dormir. La American Academy of Pediatrics recomienda los chupetes para dormir y sestear en los bebés entre 1 mes y 1 año para reducir el riesgo de SMSL. Prueba guardar el chupete en la cama tanto como sea posible para que tu bebé asocie los momentos despierto con sonreír, balbucear y aprender a comunicarse.

Chupetes en niños pequeños

Cuando tu bebé ya se mueve por sí solo, la necesidad de un chupete disminuye. En este punto, es una buena idea probar de "destetar" a tu niño del chupete. Los niñitos pueden entender que el chupete se usa solamente a la siesta y a la hora de dormir y que tiene que quedarse en la cama. Reducir el uso del chupete un poco a la vez ayudará a tu niño a hacer la transición a la vida sin el "pete". Según la Clínica Mayo, usar chupete durante los primeros años no causa problemas dentales a largo plazo, pero usarlo después de los 3 años puede ocasionar que los dientes superiores frontales se tuerzan o no crezcan correctamente.

Chupetes en los bebés amamantados

La AAP recomienda usar chupete en los recién nacidos, pero no hasta que el bebé alimentado a pecho tenga 1 mes. Los bebés que toman teta pueden confundirse si se les ofrecen chupetes o biberones demasiado pronto. Prenderse a la teta es más difícil que chupar un chupete, y los recién nacidos alimentados naturalmente pueden comenzar a preferir el chupete al pecho, haciendo la tarea más difícil. una vez que tu bebé se alimenta exitosamente, incorpora el chupete para ayudar a calmarlo entre tomas, a la hora de las siestas y de dormir.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por frances criquet