¿Los chupetes afectan los dientes de leche?

Los chupetes son un elemento común en cada bolsa de pañales. Chupar es un instinto normal de los niños y el uso de un chupete provee una sensación de seguridad y un método de auto relajación. Según la Academia Americana de Odontología Pediátrica, la mayoría de los niños dejan de usar un chupete por sí mismos de entre los dos y cuatro años de edad. El uso prolongado del chupete puede tener repercusiones dentales y debe ser tratado lo antes posible.

Complicaciones

El uso prolongado de chupete puede conducir a una variedad de complicaciones, incluyendo la inclinación de los dientes inferiores y la inclinación de la parte superior y los dientes frontales. El estrechamiento de la parte superior de la boca y la desalineación de los maxilares puede también ocurrir. El riesgo para el desarrollo de estas complicaciones aumenta considerablemente si el uso del chupete se continúa después de que los dientes permanentes empiezan a brotar. Esto suele ocurrir alrededor de los seis años de edad.

Precauciones

La empresa Colgate enumera varias precauciones que los padres deben tomar cuando se utiliza un chupete con su hijo en su página web de Colgate World of Care. Uno de los aspectos más importantes cuando se compra un chupete incluye garantizar que el elemento está construido como una sola pieza. Si hay partes pequeñas en el diseño de chupete estos podrían separarse y provocar asfixia. El sitio web también recomienda que los chupetes sean "ortodóncicamente correctos", ya que estos pueden disminuir el riesgo de problemas dentales. Por último, Colgate advierte en contra de mojar el chupete en miel o agua con azúcar para calmar a un bebé quisquilloso. Aunque estos métodos son comúnmente utilizados por los padres y tienden a tener un efecto calmante, la práctica puede llevar a la caries dental y debe evitarse.

Chupetes ortodóncicamente correctos

Los chupetes ortodóncicamente correctos difieren de los chupetes estándar en que están diseñados específicamente para el desarrollo de los paladares y mandíbulas de los recién nacidos. El pezón de los chupetes está aplanado lo cual imita el pezón de la madre durante la lactancia y permite un adecuado desarrollo oral. Hay una variedad de opciones de chupetes en el mercado con diferentes tamaños y materiales. Los chupetes NUK fueron desarrollados por los ortodoncistas y proporcionan una excelente opción para los productos ortodóncicamente correctos, según menciona el sitio web de Dr.Greene.

La succión del pulgar versus los chupetes

La succión del pulgar es también un instinto natural para los bebés. Ellos usan sus bocas para familiarizarse con su entorno y suele poner los dedos de sus pies y manos y otros objetos en su boca para "tantearlos". Aunque es natural, la succión del pulgar puede conducir a las mismas complicaciones como el uso del chupete si es persistente y a largo plazo. Muchos profesionales prefieren el uso de los chupetes debido a que los padres pueden con facilidad controlar y limitar el uso de estos. Si la succión del pulgar se retrasa, los padres pueden utilizar las mismas estrategias de intervención utilizadas para que un niño deje el chupete.

Eliminando el hábito

La Academia Americana de Odontología Pediátrica afirma que la mayoría de los niños dejen de usar el chupete entre las edades de dos y cuatro sin ninguna ayuda exterior. Sin embargo, la intervención puede ser necesaria si esto no ocurre. La primera estrategia que los padres y cuidadores utilizan para lograr esto y es a meno lo más eficaz, incluye simplemente explicar al niño la necesidad de soltar el chupete para asegurarse de que sus dientes se mantengan saludables. Los niños pueden responder mejor a esta información si se suministra por un dentista más que de un padre. La disminución gradual del uso del chupete demuestra otra estrategia eficaz. Al igual que como la eliminación de cualquier hábito, prueba que es más fácil que solo eliminarse de un día para otro. Las recompensas y el refuerzo positivo también pueden ayudar con el proceso. Si las estrategias de intervención simple no rompen el hábito, una estrategia más intensiva en la forma de un dispositivo oral que evita el uso de un chupete o la succión del dedo puede discutirse con el dentista del niño.

Más galerías de fotos



Escrito por amanda davis | Traducido por valeria garcia