Cómo hacer un champú natural sin jabón

La saponaria, también conocida como jabonera o hierba jabonera es una planta herbácea perenne nativa de Europa meridional y central que proporciona una alternativa al jabón en la fabricación de champú. Las personas han usado la planta como un limpiador durante siglos, ya que contiene una sustancia ligeramente espumosa conocida como saponina. Cuando las raíces secas de la planta se cuecen a fuego lento con agua, se libera la saponina, creando un efecto leve de espuma. Esta hierba disponible a través de proveedores de hierbas a granel y en las tiendas naturistas bien surtidas, a menudo viene seca en trozos de 10 a 12 pulgadas (25 a 30 cm), que son aptas para hacer el champú.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 1 1/2 cucharada de raíz seca de saponaria
  • Cuchillo de cocina afilado
  • Cacerola de esmalte, de vidrio y de acero inoxidable
  • 2 tazas de agua destilada o de manantial
  • 2 cucharaditas de hierbas secas
  • 25 gotas de aceite esencial, opcional
  • Colador de malla fina
  • Botella de plástico de 16 onzas (473 ml) con tapa
  • Marcador permanente

Instrucciones

  1. Corta la raíz de saponina seca en trozos de una o dos pulgadas (2,5 a 5 cm) con un cuchillo de cocina afilado.

  2. Coloca los trozos de raíz seca de saponaria en la cacerola y cúbrela con agua destilada o de manantial. Lleva la mezcla a un hervor a fuego medio, cubre y cocina durante 20 a 25 minutos.

  3. Quita la cacerola del fuego y agrega las hierbas secas al líquido. Coloca la tapa en la cacerola y deja a un lado para que se enfríe completamente, lo que generalmente demora 30 minutos.

  4. Agrega el aceite esencial al champú si así lo deseas y revuelve bien para combinar. Elige los aceites esenciales que complementan mejor a tu tipo de cabello.

  5. Cuela la mezcla de saponaria a través de un colador de malla fina en una botella de plástico. Asegura la tapa en la botella y etiqueta el contenido usando un marcador permanente.

  6. Almacena el champú en un lugar fresco y oscuro cerca de la ducha. Úsalo en una semana o desecha los restos y haz un lote nuevo. Agita bien antes de cada uso y utiliza 3 a 4 cucharadas en cada aplicación para limpiar el cabello y el cuero cabelludo.

Consejos y advertencias

  • Para obtener mejores resultados, usa hierbas que complementan tu tipo de cabello, su condición o el color para crear tu champú natural. En su libro “The Complete Book of Herbs and Spices”, Sarah Garland sugiere la manzanilla para el cabello claro, el romero o la salvia para el cabello oscuro, la bardana para la caspa, la cola de caballo para el cabello dañado o débil, la ortiga para el cabello seco y las hojas o la corteza del hamamelis para el cabello graso.
  • Valerie Ann Worwood, autora de “The Complete Book of Essential Oils and Aromatherapy”, recomienda usar aceite esencial de lavanda o de geranio para el cabello normal, aceite esencial de romero o de sándalo para el cabello seco, aceite de limón o de ciprés para el cabello graso, de manzanilla o de salvia sclarea para el cabello dañado y de lima o ecualipto para la caspa.
  • No uses una cacerola de aluminio para hacer el champú de saponaria. Sólo debes usar utensilios hechos con materiales no reactivos, como el esmalte, el vidrio o el acero inoxidable para evitar que se produzca una reacción química que puede arruinar el producto final.

Más galerías de fotos



Escrito por willow sidhe | Traducido por alejandra prego