Chalecos de seguridad para niños

La incidencia de accidentes que involucran peatones es más alta con los niños de 5 a 9 años de edad, de acuerdo con la Federal Highway Administration. El peligro es mayor en la noche, cuando los niños son más difíciles de ver. Un chaleco de seguridad es una herramienta ideal para asegurar que tu hijo sea visible en las carreteras. También funcionan bien durante el día para los niños que caminan, pedalean o que por alguna razón tienen que ser vistos por otros.

Propósito

El propósito principal de un chaleco de seguridad para tu hijo es mantenerlo visible en circunstancias en las que podría resultar lesionado si no se le ve. Esto incluye caminar o andar en bicicleta por la noche o temprano por la mañana antes de que salga el sol. El uso de chalecos de seguridad, cuando tu familia está en un accidente automovilístico, permite que los otros conductores te vean si estás en el camino. También puedes hacer que tu hijo lo use durante actividades de esparcimiento, como el esquí, en las cuales las condiciones meteorológicas o el brillo de la luz del sol podía hacerle más difícil de ver.

Materiales de un chaleco de seguridad

Los chalecos de seguridad vienen en una variedad de estilos, lo que te permite encontrar el que funcione mejor para tu hijo. Algunos chalecos están hechos de un material de malla, lo cual los hace una buena opción para las condiciones de clima cálido. Otros están hechos con telas que se asemejan más a una chaqueta. Los clips de velcro o de plástico a menudo se utilizan para cerrar el chaleco y mantenerlo ceñido al cuerpo de su hijo. Los chalecos de seguridad también tienen tiras o formas reflectantes en ellos, lo que permite la visibilidad en la oscuridad, y la mayoría están hechos de colores brillantes o de neón, para que se pueden ver con facilidad durante el día.

Elegir chalecos de seguridad

Es importante usar un chaleco de seguridad que se adapte a tu hijo. Si es demasiado grande podría holgarse o abultarse, lo que podría ocultar la parte reflexiva del chaleco, de acuerdo con el National Center for Safe Routes to School. Busca un chaleco que se ajuste perfectamente, pero que no le quede demasiado apretado. Algunos chalecos tienen correas ajustables, los cuales son una buena opción para los niños, ya que a menudo experimentan períodos de crecimiento en un corto período de tiempo. Lleva a tu niño contigo cuando compres un chaleco para asegurarte de que le quede bien.

Utilizando chalecos de seguridad

Mantén el chaleco de la seguridad de tu hijo en un lugar de fácil acceso para que lo puedas usar cada vez que lo necesites. Si tu hijo se lo quita cuando lo acompañas a la parada del autobús o a la escuela, guárdalo en su mochila. Si tienes chalecos de seguridad en caso de una emergencia con tu auto, guárdalos en el maletero. Si el chaleco de seguridad ya es demasiado pequeño, está desgastado o las tiras reflectantes se comienzan a levantar o pelar, compra un nuevo chaleco de seguridad.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por gerardo núñez noriega