Cómo cerrar tus poros después de una ducha caliente

Los poros ayudan a que tu piel respire y son una parte integral de una piel saludable. Algunas personas sienten que sus poros lucen más grandes después de bañarse y pueden sentir que su apariencia distrae estéticamente la apariencia general de la piel. Aunque el tamaño de los poros es establecido genéticamente y no puede ser modificado, un buen cuidado de la piel y algunos trucos pueden ayudar a minimizar su tamaño.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Limpiador con alfahidroxiácido
  • Toalla
  • Loción corporal con ácido salicílico o peróxido de benzoilo

Instrucciones

  1. Enciende tu ducha y configúrala a una temperatura cómoda.

  2. Lava tu cuerpo con un exfoliante o limpiador formulado con alfahidroxiácido con una concentración del 8% o más, recomienda la experta en el cuidado de la piel Paula Begoun. El ácido ayuda a exfoliar la superficie de la piel y de tus poros, lo que ayuda a mantenerlos limpios y evita que se tapen. Ésto permite que tus poros se cierren naturalmente, ya que los poros tapados pueden estirarse y lucir más grandes.

  3. Enjuaga el limpiador y cambia la temperatura a la configuración más fría. Mientras que el agua caliente dilata y abre tus poros, el agua fría contrae a la superficie de tu piel y tensa tus poros, según los servicios de salud de Princeton University.

  4. Seca tu piel con una toalla suave. No la frotes vigorosamente, ya que este movimiento puede irritar a tu piel y causar hacer que se enrojezca, pele o que surjan otros problemas.

  5. Aplica una loción corporal con ácido salicílico o peróxido de benzoilo. Ambos ingredientes pueden ayudar a controlar la producción de grasa y a evitar que tus poros se tapen y estiren, según la Columbia University.

Consejos y advertencias

  • Cambiar la configuración de la ducha a una temperatura caliente antes de usar el limpiador con ácido ayuda a abrir tus poros y permite que el ácido penetre mejor en tus poros.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua duvauchelle | Traducido por ana maría guevara