¿Los cereales causan inflamación en el cuerpo?

La inflamación es una respuesta corporal producida por la activación de ciertas partes de tu sistema inmunológico. En su forma crónica, puede contribuir a una variedad de problemas de salud, como enfermedades del corazón, diabetes, artritis reumatoide y enfermedad de Crohn. El consumo de cereales integrales puede reducir los niveles de un indicador principal de la inflamación del cuerpo llamada proteína C-reactiva.

Fundamentos de la inflamación

La inflamación se presenta en dos formas básicas. La inflamación aguda es una reacción normal y a corto plazo del sistema inmunológico que aparece en respuesta a una infección o lesión. Durante una respuesta inflamatoria aguda, aumenta el flujo de sangre en el sitio del problema y tu sistema inmune envía glóbulos blancos, o leucocitos, para rodear y matar cualquier microorganismo invasor. La inflamación crónica es una activación anormal y a largo plazo de tu sistema inmunológico, que puede durar desde días hasta años. Durante una respuesta inflamatoria crónica, el sistema inmunitario intenta sin éxito luchar contra la infección, lesión u otro proceso de la enfermedad. El daño a los tejidos del cuerpo se produce con frecuencia en este tipo de inflamación.

Proteína C-reactiva

Tu médico puede descubrir la presencia de inflamación, con pruebas que incluyen un recuento de glóbulos blancos, medición de los niveles en sangre de una proteína llamada albúmina y un procedimiento llamado prueba del índice de sedimentación globular. Sin embargo, los resultados anormales de estas pruebas también pueden aparecer en personas que no tienen inflamación. Por esta razón, los médicos también diagnostican la inflamación mediante la medición de tus niveles de proteína C-reactiva en sangre, que es un marcador bioquímico de la inflamación generalizada del cuerpo y la forma específica de la inflamación asociada con la enfermedad relacionada con el corazón.

Efectos de los granos integrales

Los granos enteros o integrales contienen un recubrimiento exterior rico en fibras llamado salvado, así como una capa intermedia rica en nutrientes llamada germen y una capa interna rica en almidón llamada endospermo. De acuerdo con un estudio publicado en 2008 en "American Journal of Clinical Nutrition", las personas obesas que siguen una dieta baja en calorías rica en granos enteros pueden reducir sustancialmente sus niveles en sangre de proteína C-reactiva relacionada con la inflamación. El consumo de granos integrales también reduce los niveles de proteína C-reactiva en mujeres posmenopáusicas y en mujeres que aún están en sus años reproductivos. Además, los diabéticos que consumen carbohidratos saludables en general, y cereales integrales en particular, pueden ser capaces de protegerse de algunos de los efectos de la inflamación sistémica crónica.

Enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es una condición inmune que resulta de la ingestión del gluten, que se encuentra en muchos tipos de grano. Con el tiempo, el consumo de gluten genera la inflamación en el intestino delgado. Los síntomas son pérdida de peso, diarrea, dolor en las articulaciones y reflujo ácido. Para determinar si tienes esta enfermedad, el médico puede realizar un examen de sangre, y si es necesario, llevará a cabo un procedimiento de alcance para mirar las paredes del intestino fino. Los granos comunes que provocan esta afección son el trigo, el centeno y la cebada. Muchos alimentos contienen gluten, por lo que tendrás que leer cuidadosamente las etiquetas.

Consideraciones

El consumo de granos refinados no reduce los niveles de la proteína C-reactiva de tu cuerpo, informan los autores del estudio publicado en el "American Journal of Clinical Nutrition". Durante el proceso, los granos refinados pierden muchos de sus nutrientes clave, así como su contenido de fibra. La pérdida de la vitamina E, en particular, puede disminuir los beneficios anti-inflamatorios del grano refinado. Los granos enteros dietéticos más comunes son el trigo sarraceno, el trigo, el arroz integral, el amaranto, el mijo, el arroz silvestre, la cebada, el centeno y la avena. Para obtener los beneficios de estos granos, come por lo menos tres porciones diarias de productos que los contengan en forma general.

Más galerías de fotos



Escrito por m. gideon hoyle | Traducido por rafael ernesto díaz