Cera facial casera con limón

Escrito por M.H. Dyer | Traducido por Vanesa Sedeño
Elimina el vello facial no deseado con una suave cera de limón casera.

Si estás cansado de depilarte el vello facial no deseado con una pinza o si tu piel ya no resiste la aplicación de ceras comerciales dolorosas y que generan desorden, opta por una suave cera facial de limón que puedes elaborar en tu propia cocina. Tu piel lucirá suave y sin vellos y, como beneficio adicional, esta cera limpiará los poros y proporcionará humectantes suaves y naturales que lograrán que sientas tu rostro renovado y suave.

Vierte 1/4 de taza de jugo de limón y 1/3 de taza de miel en una olla. Calienta a la olla a fuego lento y luego añada 2 tazas de azúcar rubia.

Calienta la preparación a fuego lento; mezcla constantemente hasta que el azúcar se derrita y la mezcla tome una consistencia espesa y marrón. Quita la preparación del fuego y deja que se enfríe hasta que no queme al tacto.

Aplica una capa delgada de almidón de maíz sobre la zona que vas a depilar. Luego aplica una capa delgada y uniforme de cera de limón caliente sobre el área que deseas depilar. Utiliza un cuchillo normal o un depresor lingual de madera para aplicar la cera en la misma dirección que el crecimiento del vello.

Cubre la cera con una estrecha franja de tela de algodón; presiona un poco la tela con los dedos. Deja que la cera se enfríe un poco y luego jala rápidamente la tela en dirección opuesta al crecimiento del vello. Repite este paso según sea necesario y luego con suavidad aplica un tónico sin alcohol sobre la zona depilada para cerrar los poros.