Cómo hacer cera depilatoria de miel

La depilación con cera de miel y azúcar (proceso a menudo referido como "azucarar" el cuerpo), es una forma segura y barata de eliminar el vello corporal. Este proceso remueve el pelo ecológicamente y se puede hacer en tu propia cocina, sin exponer tu piel a los productos de depilación a base de petróleo nocivos o a las hojas de afeitar desechables de plástico. Eliminará el vello durante 6 a 8 semanas, y el pelo que crece será menos grueso que el original, de acuerdo con Health Services at Columbia University.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • 1 taza de azúcar blanca granulada
  • 1/4 de taza de miel
  • Cacerola esmaltada o de vidrio o recipiente para microondas
  • Toalla suave
  • Palito
  • Recipiente hermético

Instrucciones

  1. Corta un trozo de tela de algodón limpia en tiras de 1 a 1/4 de pulgada de ancho. Hazlo a un lado mientras preparas la mezcla.

  2. Coloca una taza de azúcar blanco y 1/4 de taza de miel en un recipiente. Corta un limón fresco a la mitad y vierte el jugo en la mezcla. Revuelve.

  3. Pon la cacerola a fuego medio hasta que hierva, revolviendo continuamente. De forma alternativa, coloca la mezcla en un microondas durante 2 o 3 minutos. Retira la mezcla del calor y permite que se enfríe a temperatura ambiente.

  4. Lava tu piel en el área que vas a depilar y sécala con una toalla. Usa un palito o espátula plástica para esparcir la mezcla en una capa pareja, en dirección al crecimiento del vello.

  5. Coloca una tira de tela sobre la solución y pásale la mano por encima. Repite de 2 a 3 veces, frotando en dirección del crecimiento del cabello.

  6. Permite que la mezcla se enfríe y endurezca. Coloca una mano en la piel circundante y jala con la otra de la tela, en dirección opuesta al crecimiento del cabello. Repite de ser necesario.

  7. Guarda el sobrante de la mezcla en un contenedor limpio y hermético. Vuelve a calentarla para el uso colocando el recipiente en agua caliente.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por mariela rebelo