Cenar antes de dormir y su relación con el aumento de peso

Comer o no comer antes de acostarse es motivo de debate entre quienes buscan bajar de peso. Aunque los resultados de las investigaciones son contradictorios, la cantidad de alimentos consumidos, la actividad física y los hábitos de vida siguen siendo elementos importantes para mantener un peso saludable. No ingerir alimentos antes de acostarse puede ser benéfico para algunos, pero no necesariamente para todos. Conocer cómo influyen estos hábitos sobre tu peso y bienestar ayuda a tomar decisiones adecuadas para mantenerte saludable.

Función

Cuando se trata de comer en la noche, la gente tiende a elegir alimentos procesados, como papas fritas o helado, en lugar de frutas, verduras u otros alimentos saludables. Según los servicios de salud de la Universidad de Columbia, muchas personas eligen en la noche comida para salir del aburrimiento, sin pensarlo, o como una costumbre mientras ven televisión o estudian. Esas costumbres frecuentemente llevan a comer en demasía al no prestar atención al tamaño de las porciones. Quienes acostumbran cenar con hambre, posiblemente no se alimentaron bien durante el día, y en este caso un buen bocadillo puede ser bueno. Quienes cenan por razones emocionales pueden estar buscando la manera de aliviar sus sentimientos de tristeza, soledad, ansiedad o estrés.

Significado

Cenar puede afectar positiva o negativamente el peso corporal. Según una investigación publicada en "The American Jounal of Nutrition" en octubre de 2008, quienes consumen bocadillos en la noche son propensos a subir de peso, pero quienes cenan demasiado, son aún más propensos a subir de peso. Sin embargo, quienes comen en exceso en cualquier momento tienen la misma probabilidad de subir de peso. Si tienes dificultades para controlar el tamaño de las porciones, o para elegir alimentos saludables antes de acostarte, cambiar estos hábitos puede ayudarte a mantener un peso saludable.

Conceptos erróneos

Es un mito que los alimentos ingeridos antes de acostarte se convierten en grasa. Según la Clínica Mayo, todo se reduce a un equilibrio entre calorías ingeridas y calorías gastadas. Si consumes regularmente más calorías que las que quemas, es probable que aumentes de peso. Por el contrario, si quemas más calorías con ejercicio y actividad física, posiblemente bajarás de peso. Recuerda que ingerir calorías suficientes para satisfacer los requerimientos nutricionales es importante; al reducir el consumo de calorías puedes reducir la tasa metabólica.

Tiempo

El tiempo necesario para bajar o subir de peso como respuesta a las comidas nocturnas varía, dependiendo de tu actividad física, tu ingestión total de calorías y de factores genéticos. De acuerdo a la Clínica Mayo, una libra (454 g) de grasa corporal es igual a 3.500 calorías. Si agregaras 500 calorías a las que ingieres diariamente, posiblemente subirías una libra (454 g) de peso en una semana. Si quieres bajar de peso y actualmente consumes 500 calorías antes de irte a la cama, es probable que bajes de peso una libra a la semana si reduces esas 500 calorías.

Recomendaciones

Si tu médico te autorizó a bajar de peso, considera un dieta rica en frutas, verduras, legumbres y cereales integrales, que proporcionan muchos nutrientes y fibra, que promueve una buena digestión y sensación de saciedad. Ya que las frutas y las verduras son también bajas en calorías, son excelentes como bocadillos para cualquier momento. Si buscas aumentar de peso, puedes lograrlo si agregas un bocadillo con buena cantidad de calorías a tu dieta diaria; puede ser una tostada de cereal integral con mantequilla de maní, aguacate o queso.

Más galerías de fotos



Escrito por august mclaughlin | Traducido por sergio mendoza