Celos saludables y enfermos

Los celos son normales y pueden ser saludables, pero pueden llevar a comportamientos obsesivos.

Los celos son normales y pueden ser saludables, pero pueden llevar a comportamientos obsesivos.

Los celos a menudo se ven como una emoción negativa incluso si son normales en ciertas situaciones, e incluso pueden ser algo positivo. No obstante, pueden volverse enfermizos si se transforman en una obsesión, apoderarse de tu vida y causar un comportamiento irracional. la diferencia entre los celos saludables y enfermizos radica en la forma en que los manejes.

Expresión de amor saludable

Los celos son normales e incluso necesarios en las relaciones, según la psicóloga clínica Anne Stirling Hastings, autora de "America's Sexual Crisis: Discovering Healthy Sex by Healing Culturally Caused Shame, Addiction, and Sexual Distortion". Si estás en una relación monógama, los celos sirven como una forma de hacer saber a tu pareja que te preocupas por preservar la relación. A algunas personas les gusta saber que su pareja está un poco celosa si sienten que la relación está amenazada. Esto confirma que tu pareja valora tu compromiso y no quiere perderte. Los celos como expresión de amor son saludables si tú y tu pareja son honestos (y no están acusándose) sobre sus sentimientos, según lo afirma Hastings.

Indicador de límites saludables

Los celos pueden hacerles saber a ti y a tu pareja lo que ambos quieren y no quieren en la relación. Cada relación tiene sus propios límites, y depende de ti y de tu pareja definir los propios, según "The Marriage and Family Experience: Intimate Relationships in a Changing Society", de Bryan Strong, Christine DeVault y Theodore Cohen. Algunas parejas pueden aceptar el coqueteo casual fuera de la relación, mientras que otras pueden descubrir a través de los celos que no están felices cuando una de las partes se acerca demasiado a otra persona. Usar tus celos como herramienta para trazar la línea en tu relación funcionará sólo si tú y tu pareja tienen conversaciones honestas sobre sus sentimientos y llegan a un acuerdo en cuanto a los términos de la relación.

Obsesión y posesividad enfermas

Los celos pueden ser una emoción saludable a la que prestar atención, pero también pueden preocuparte al punto de la obsesión. Cuando se trata de una obsesión, pueden causarte que te vuelvas posesivo y paranoico. Por ejemplo, un novio celoso puede controlar constantemente el teléfono de su novia, pedirle que no sea amiga de otros varones, o tratar de evitar que salga de la casa sin él para asegurarse de que no coqueteará con otros hombres. Los celos pueden llevar a la violencia.

Miedos irracionales enfermos

En "Understanding Emotional Problems: The REBT Perspective", la terapeuta de comportamiento cognitivo Windy Dryden explica que algunas personas pueden no tener razones reales para estar celosas, pero puede que inventen evidencias para justificar el miedo a que su relación esté en peligro. Por ejemplo, una mujer puede estar celosa si su esposo habla con otra mujer a la que ella cree que su esposo encuentra atractiva. Los celos pueden volverse tan irracionales que ella puede comenzar a verse amenazada y a creer que su esposo se siente atraído por cada mujer que conoce.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah casimong | Traducido por maria eugenia gonzalez