Cómo usar cebollas como remedio casero para aliviar la tos

La tos es la forma que tiene el cuerpo de expectorar partículas irritantes en la garganta y en las vías respiratorias, y se produce por varios factores, como alergias, asma, neumonía, gripe, resfríos y goteo nasal. Si bien toser en normal, si esta condición persiste durante más de una semana, debes consultar con un profesional de la salud para determinar cuál es la causa subyacente y recibir el tratamiento adecuado. Algunas personas utilizan las cebollas como remedio casero para tratar la tos, pero no se deben usar como sustituto de los tratamiento convencional y no está probado científicamente que funcionen con eficacia para luchar contra la tos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 2 cebollas grandes
  • 1 cebolla mediana
  • Cuchillo
  • Colador de metal o molinillo
  • Recipiente
  • Miel
  • Agua hirviendo
  • Frasco de vidrio con tapa, en tamaño de una pinta o un cuarto

Instrucciones

    Jarabe de cebolla para la tos

  1. Corta una cebolla grande en trozos muy pequeños y colócalos en un colador de metal sobre un recipiente grande.

  2. Con una cuchara de madera, macera los pequeños trozos de cebolla para que el jugo de la verdura se filtre hacia el recipiente. También puedes triturar la cebolla con un molinillo; la única diferencia es que obtendrás más cantidad de pulpa de cebolla, pero es aceptable.

  3. Mezcla partes iguales de jugo de cebolla y miel en un recipiente con cierre hermético, como un frasco de vidrio con tapa. Deja que la preparación se asiente durante al menos cuatro horas para que la miel y la cebolla se integren.

  4. Traga una cucharadita de mezcla de miel y cebolla dos veces por día para aliviar los episodios de tos.

    Caldo de cebolla

  1. Pica una cebolla grande en trozos del tamaño de una moneda, aproximadamente.

  2. Vierte la cebolla picada y dos tazas de agua dentro de una bol, y hierve el agua.

  3. Luego reduce el calor para que el agua siga hirviendo a fuego lento durante 15 minutos.

  4. Retira la olla del fuego y deja que el caldo se enfríe por completo.

  5. Vierte el caldo a través de un colador para separar las piezas de cebolla del caldo y luego desecharlas. Bebe este caldo las veces que quieras a lo largo del día. Puedes beberlo de a sorbos o en intervalos de 1/4 o 1/2 taza tres veces por día. Este preparación ayuda a aliviar la congestión y la mucosidad que causa la tos.

    Jarabe de cebolla para niños

  1. Corta una cebolla mediana por la mitad y luego corta cada mitad en trozos de ¼ de pulgada. Separa cada parte con tus manos.

  2. Ubica los trozos de cebolla en el fondo del frasco y cúbrelos con una capa uniforme de azúcar.

  3. Macera la mezcla de cebolla y azúcar con el extremo de una cuchara de madera para combinar los ingredientes y desintegrar la cebolla. El jugo de la cebolla comenzará a filtrarse. Continúa este procedimiento hasta que hayas desintegrado las cebollas por completo y veas el jugo en el recipiente.

  4. Tapa el frasco y deja que la mezcla se asiente durante la noche para que el jugo de la cebolla filtre por completo y se forme el jarabe.

  5. Administra 1 cucharadita de jarabe de cebolla al niño cada dos o tres horas para aliviar la tos.

Más galerías de fotos



Escrito por amber canaan | Traducido por vanesa sedeño