Las cebollas y el índice glucémico

El índice glucémico clasifica las fuentes de alimentos de carbohidratos según la rapidez con que aumentan los niveles de azúcar en la sangre. A los alimentos se les asigna un número entre 0 y 100. Los números más altos indican que la comida liberará energía rápidamente, causando que los niveles de glucosa en sangre se eleven. El índice glucémico, o IG, se introdujo originalmente para ayudar a los diabéticos a elegir alimentos que no causaran grandes fluctuaciones en sus niveles de azúcar en la sangre.

Efectos

Los alimentos asignados con un rango de menos de 55 IG son consideran alimentos de bajo índice glucémico y liberan energía lentamente en el torrente sanguíneo. Estos alimentos son beneficiosos para las personas con diabetes, y también se han encontrado que ayudan a controlar el peso, ya que después de comer una comida de bajo IG es probable que te sientas lleno por más tiempo. Un alimento con un rango de 70 o más es uno de alto índice glucémico, lo que hará que los niveles de azúcar se eleven rápidamente. Cuando esto ocurre, el páncreas liberará insulina para ayudar a llevar azúcar a las células donde puede ser usada como energía. Una persona con diabetes no es capaz de producir suficiente insulina para controlar los niveles de azúcar en la sangre, por lo que comer demasiados alimentos de IG alto puede ser peligroso si tienes esta enfermedad.

IG de las cebollas

La mayoría de las verduras tienen una clasificación baja de IG y se pueden comer libremente sin causar fluctuaciones en los niveles de azúcar en la sangre. Una de las pocas verduras que no es así es la papa, que en particular cuando se cocina al horno o se hace puré, ocupa un lugar muy alto en el índice glucémico. Las cebollas tienen un rango de 10, y por lo tanto se consideran un alimento de IG bajo.

Tipos

Dependiendo de la variedad, las cebollas varían considerablemente en tamaño, color y forma. Las de forma de globo se clasifican como cebollas de primavera o verano y se cultivan en climas más cálidos. El sabor es generalmente dulce y más suave que las que se almacenan, que crecen en climas más fríos, y después de que hayan sido cosechadas por lo general se dejan secar durante varios meses. Tienden a tener un sabor más fuerte y se nombran por su color, como las cebollas coloradas. Las españolas son también una cebolla de almacenamiento. Otros tipos comunes son la cebolla de verdeo, también conocida como la cebolla verde y la cebolla perla.

Beneficios

Las cebollas son una rica fuente de cromo, vitamina C y fibra dietética. El cromo es un mineral que puede ayudar a controlar los niveles de glucosa, ya que ayuda en el suministro de azúcar en la sangre a las células y por lo tanto puede aumentar la sensibilidad a la insulina. De acuerdo con los World´s Healthiest Foods las investigaciones indican que el consumo de la cebolla con regularidad también puede reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer.

Opinión de expertos

Sandra Woodruff, MS, RD, autor de "The Good Carb Cookbook: Secrets of Eating Low on the Glycemic Index", dice que el índice glucémico es útil como parte de una estrategia de dieta, pero hay que recordar que muchos de los alimentos que tienen un bajo clasificación de IG no pueden considerarse saludables. Las barras de caramelo de bajo IG, como Snickers son un buen ejemplo. Woodruff recomienda tomar la cantidad total de calorías y carbohidratos en cuenta al realizar decisiones dietéticas.

Más galerías de fotos



Escrito por deborah green | Traducido por carlos alberto feruglio