Las causas de la shigelosis

Pide asistencia médica si tienes los síntomas de la shigelosis.

La diarrea puede ser un síntoma de varias enfermedades, como la gripe, pero la shigelosis es una forma particularmente virulenta de la diarrea causada por la bacteria shigella. Con la shigelosis, la diarrea, a menudo, sale con sangre y pus. Puedes infectarte con la bacteria shigella por comer alimentos contaminados preparados por alguien que no lavó bien sus manos después de defecar.

Los síntomas de la shigelosis se desarrollan hasta una semana después de haber sido infectado con la bacteria Shigella. Cuando la Shigella invade las células intestinales, las bacterias liberan la toxina shiga, que destruye el interior del intestino. Esta destrucción causa sangre y pus, típicos de esta infección. Además de la diarrea, también puedes experimentar dolor abdominal. Los síntomas pueden ser leves, o ser lo suficientemente graves como para requerir hospitalización.

La bacteria Shigella se encuentra en las heces sueltas de una persona infectada y puede contagiar a los demás a través de la vía fecal-oral. La shigelosis también se puede contraer por comer vegetales contaminados con aguas residuales o por la ingestión de agua de piscinas contaminadas. La condición es especialmente común en los países en desarrollo y en los niños pequeños, o los residentes de hogares de ancianos.

El médico puede diagnosticar la shigelosis haciendo una prueba de las heces para detectar la presencia de la bacteria Shigella. El tratamiento consiste en un régimen de antibióticos como la ceftriaxona, ciprofloxacina o la combinación de trimetoprim y sulfametoxazol.

La prevención es clave para detener la propagación si alguien tiene shigelosis. Usa medidas básicas de seguridad con los alimentos, como lavarte bien las manos con agua caliente y jabón después de usar el baño. Si vas a viajar, bebe sólo agua hervida o embotellada. El agua embotellada es la opción más segura, pero ten en cuenta que algunos vendedores sin escrúpulos pueden llenar botellas usadas con agua contaminada; siempre compra tu agua en lugares confiables, como por ejemplo un hotel o un restaurante. Además, evita las frutas y verduras frescas que pueden haber sido lavadas con agua contaminada.

Descargo de responsabilidad

El Dr. Hoffman no respalda ningún producto visto en este sitio web.

Foto: Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por gary h. hoffman m.d.
Traducido por sofia loffreda