Causas de pies adoloridos al realizar elevaciones de pantorrilla

La elevación de pantorrilla es un ejercicio dirigidos directamente a las piernas más bajas. Los puedes realizar con o sin pesas. Algunas personas tienen dolor en los pies durante y después de realizarlos. Si es tu caso, deja el ejercicio hasta que hayas evaluado y tratado el problema. Consulta a tu médico si tienes preguntas.

Sobre los elevamientos de pantorrilla

Los elevamientos de pantorrilla se realizan sentado o parado al levantarte sobre las puntas de tus pies. Esto obliga a tus pantorrillas a ejercitarse, fortaleciendo tus músculos. Una máquina normalmente ayuda al hacer estos ejercicios sentado, aplicando el peso de las rodillas para aumentar la resistencia a los músculos. Puedes hacer elevamientos de pantorrilla de pie con tus piernas rectas o curvadas, aumentando la intensidad al usar pesas. Algunas variedades de estos ejercicios de pie se realizan con los dedos del pie colocados sobre una superficie elevada para que el rango de movimiento sea más amplio.

Posibles causas de los pies adoloridos

Realizar elevaciones de pantorrilla de forma inadecuada puede causar dolor en áreas que del ejercicio no está diseñado para trabajar, como los pies. Si no has aprendido la forma adecuada, hazlo antes de intentar el ejercicio otra vez. Aparte de la ejecución incorrecta, los pies débiles o una condición del pie son causas probables. Si los músculos y los tendones de los pies no están acostumbrados al esfuerzo, podrían fortalecerse junto con los músculos de tu pierna. En este caso, el dolor debe sentirse como la sensación de ardor de un duro entrenamiento durante las elevaciones de pantorrilla y una menor incomodidad después. Si tienes una afección en los pies, como fascitis plantar, puedes experimentar dolor e inflamación durante todo el ejercicio. La fascitis plantar es una inflamación de la parte inferior de tus pies. Sólo un médico puede determinar definitivamente la razón por la tus pies se sienten adoloridos tras los ejercicios de pantorrilla. No intentes autotratarte o evaluar la causa de tu dolor.

Cuidar de los pies adoloridos

A menos que un médico indique lo contrario, deja de hacer las elevaciones de pantorrilla si experimentas dolor o malestar. Permite que tus pies descansen; no te sobre-esfuerces con actividades extenuantes como correr o saltar la cuerda. Si el dolor persiste después del entrenamiento, trata de remojar los pies en agua fría o caliente. La causa directa del dolor normalmente determina qué temperatura extrema se siente mejor. Masajear y mantener tus pies elevados puede ayudar a aliviar el dolor también. Los antiinflamatorios sin receta médica pueden proporcionar alivio temporal. Si el dolor persiste más de tres días, consulta a tu médico para asegurarse de que no has sufrido lesiones.

Alternativas a las elevaciones de pantorrilla

Si estás autorizados por un médico para continuar ejercitándote, otros ejercicios ayudan a fortalecer tus piernas más bajas. Siéntate en una silla y realiza elevaciones de pantorrilla sin peso añadido suavemente, pues pueden fortalecer los músculos. Además, usar una máquina de prensa de pierna y empujar la placa lejos, solamente con los pies, proporciona fortalecimiento de la pierna baja con tensión en diferentes áreas de las piernas y los pies. Actividades como nadar, caminar y trotar fortalecerán las piernas más bajas, así como el resto de tu cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por serena styles | Traducido por paulina illanes amenábar