Causas de tener ojos secos, rojos y con dolor

Si alguna vez has experimentado un ojo rojo e irritado, lo más probable es que tú seas uno de los millones de hombres y mujeres en los Estados Unidos que sufren de ojo seco. Es uno de los problemas oculares más comunes y también uno de los más difíciles de diagnosticar, debido a que las causas son numerosas. Un ojo se seca debido a la falta de producción de lágrimas o la pérdida excesiva de lágrimas.

Producción reducida de lágrimas

La disminución de la producción de lágrimas puede resultar de efectos secundarios de ciertos medicamentos, como los bloqueadores beta para la presión arterial alta, las píldoras anticonceptivas o antihistamínicos. La glándula lagrimal produce lágrimas para el ojo y puede inflamarse y funcionar mal cuando ocurren enfermedades como la artritis reumatoide y el síndrome de Sjogren (una variación de la artritis, con sequedad de boca y ojos). Las influencias hormonales, tales como la disminución de la producción de estrógeno después de la menopausia, anterior LASIK o cirugía corneal, climas de humedad bajos y el aumento de la edad también pueden tener un efecto negativo en la cantidad de lágrimas producidas.

Pérdida prematura de las lágrimas

El aumento de la evaporación de las lágrimas puede ser causado por una condición llamada blefaritis, que es la producción inadecuada de aceite por las glándulas del párpado. Un párpado que no cubre por completo el ojo con cada parpadeo puede conducir a la exposición de los ojos y la sequedad. Del mismo modo, pasar muchas horas leyendo o en una computadora resulta en la reducción del parpadeo y la pérdida de lágrimas. Los trastornos de la superficie como las alergias oculares y gotas tópicas que contienen conservantes pueden dañar la película lagrimal. El uso de lentes de contacto y la deficiencia de vitamina A también hacen los ojos más secos con el tiempo. Si el entorno de trabajo de una persona es polvoriento y con corrientes de aire, puede conducir a un ojo seco debido a la pérdida excesiva de lágrimas.

Variabilidad de síntomas

Ya sea que tengas una mínima producción de lágrimas, o la pérdida excesiva de lágrimas o ambas, tus síntomas pueden variar desde una irritación leve hasta severa. Dónde te encuentres en este espectro, depende de la causa de tu sequedad en los ojos y por cuánto tiempo el ojo esté seco. En general, cuando las lágrimas no son suficientes para lubricar la superficie del ojo, los vasos sanguíneos de tu ojo se dilatan, lo que hace aparecer los ojos rojos. El ojo se siente arenoso, y puede arder o picar y ser sensible a la luz. La visión se vuelve borrosa, lo cual puede hacer que la persona parpadee con más frecuencia. Tú puedes incluso tener lagrimeo excesivo, que es una respuesta refleja a la sequedad de los ojos.

Determinando la causa

Haz que tu oftalmólogo revise todos tus síntomas para determinar por qué los ojos están irritados y secos. El dolor en las articulaciones o la aceleración del ritmo cardíaco pueden indicar trastornos artríticos y de la tiroides como posibles causas del ojo seco. El rojo, irregular de la piel en la nariz y mejillas podría ser una indicación de acné rosácea, una enfermedad que afecta a la producción de aceite de los parpados y los resultados en la pérdida de lágrimas. Las modificaciones de estilo de vida pueden ayudar a restaurar la salud de los ojos y una película lagrimal normal.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. bernadette hromin, md | Traducido por sandra magali chávez esqueda