Las causas de mareo y fatiga

El mareo y la fatiga pueden resultar de una falta de líquidos o una enfermedad relacionada con la salud. Los mareos y la fatiga pueden ser causados por la deshidratación. Las personas que sufren de síndrome de fatiga crónica o uno de varios tipos de anemia pueden experimentar mareos y fatiga. Si los síntomas no desaparecen o empeoran, consulta a un profesional de la salud.

Deshidratación

Las personas que no beben suficiente agua pueden sufrir deshidratación. La deshidratación ocurre cuando el cuerpo utiliza más líquido del que consume. Cuando el cuerpo no tiene la cantidad adecuada de líquido, se le hace difícil llevar a cabo sus funciones normales. Las funciones importantes como la digestión requieren líquidos para facilitar la eliminación de residuos y la absorción de nutrientes adecuadas. Los síntomas más comunes de la deshidratación incluyen mareos, fatiga y debilidad muscular. Cuando la deshidratación se vuelve grave puede haber una disminución notable en la cantidad de sudor y de la orina producida. La deshidratación puede ocurrir como resultado de intensos ataques de vómitos, diarrea o sudoración. Si la deshidratación no es tratada, pueden ocurrir complicaciones como el daño renal, inflamación del cerebro o shock hipovolémico (una enfermedad mortal que resulta de la falta de oxígeno adecuada en los tejidos del cuerpo). La deshidratación requiere reemplazar los líquidos y electrolitos perdidos a través de la ingestión oral o intravenosa (en caso de una deshidratación severa).

Anemia


Las personas con anemia a menudo se sienten cansadas ​​y pueden experimentar episodios de mareo.

La anemia es una enfermedad que tiene que ver con la cantidad de glóbulos rojos presentes en el torrente sanguíneo. Según Medline Plus, la anemia se produce cuando la falta de la cantidad adecuada de células rojas de la sangre en el cuerpo reduce la cantidad de oxígeno que se entrega a las células y tejidos. Si las células y los tejidos no reciben suficiente oxígeno, no pueden llevar a cabo sus funciones básicas. Las personas con anemia a menudo se sienten cansadas ​​y pueden experimentar episodios de mareo. Otros síntomas de la anemia incluyen piel pálida, frecuentes dolores de cabeza, dificultad para respirar y un latido del corazón rápido o irregular. Hay varios tipos de anemia y cada uno tiene su propia causa específica. Por ejemplo, la anemia de células falciformes ocurre cuando las células rojas de la sangre toman una forma irregular y mueren prematuramente, dejando una escasez de células rojas de la sangre. La anemia ferropénica es una condición en la que no hay suficiente hierro en la médula ósea para producir suficiente hemoglobina para ser utilizada por las células rojas de la sangre. El tratamiento de la anemia depende del tipo particular de la anemia presente. La deficiencia de hierro requiere un suministro suficiente de hierro (ya sea a través de una ingesta suficiente o la toma de un suplemento). El tratamiento para otros tipos de anemia puede incluir suplementos de vitamina B-12 o un trasplante de médula ósea.

Síndrome de fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica (o CFS, del inglés "chronic fatigue syndrome") es una condición compleja que causa episodios extremos de fatiga debido a la actividad física o mental. De acuerdo con el University of Maryland Medical Center, las personas con diagnóstico de síndrome de fatiga crónica a menudo informan sentirse extremadamente cansadas o con sueño, incluso después de un descanso. Una causa directa del CFS sigue siendo poco clara, pero puede resultar debido a una reacción en el sistema inmunológico del cuerpo o de una infección viral. Otros síntomas del síndrome de fatiga crónica, aparte de la fatiga incluyen mareos, pérdida de peso inexplicable, dolor muscular y la incapacidad para concentrarse. Algunas personas pueden comenzar a experimentar depresión o aislamiento social debido a los efectos de debilitamiento de la CFS. Los posibles tratamientos para la CFS incluyen ejercicio o medicamentos como los corticosteroides.

Más galerías de fotos



Escrito por antonius ortega | Traducido por luciano ariel castro