Causas de latidos irregulares y niveles elevados de presión arterial

Los latidos cardíacos irregulares se pueden sentir como palpitaciones. Estas palpitaciones se presentan como una sensación de latidos violentos o acelerados, o con intervalos. Es probable que una persona tenga latidos irregulares y no se de cuenta. La presión arterial elevada se define de esa forma cuando el número sistólico, o superior, en la lectura de la presión arterial es mayor a 140, o el número diastólico, o inferior, es mayor de 90. Si los niveles de presión arterial son altos durante un período prolongado, se diagnostica como hipertensión. Si no se puede identificar la causa, se denomina hipertensión arterial.

Causas de hipertensión secundaria

Según Medline Plus, una publicación de National institutes of Health, la hipertensión secundaria es el resultado de una causa específica, como una enfermedad, un hábito o un medicamento; en otras palabras, la hipertensión secundaria tiene una causa conocida. Los síntomas pueden incluir latidos cardíacos irregulares, dolor en el pecho, cansancio y cambios en la vista. Una causa común es el exceso de sal en la dieta. El abuso del alcohol, la ansiedad y el estrés también pueden causar la afección. Medline Plus también afirma que los tumores de la glándula suprarrenal o los tumores de Wilms pueden causar latido cardíaco irregular e hipertensión secundaria. Los tumores de Wilms se presentan en niños y son un tipo de cáncer de riñón. Medline Plus indica que se desconoce la causa, pero es el tipo de cáncer de riñón infantil. Otras enfermedades renales, como inflamación de los riñones, insuficiencia renal, estrechamiento u obstrucción vascular renal, o estenosis de la arteria renal también pueden causar hipertensión secundaria. Los medicamentos que causan esta hipertensión incluyen píldoras anticonceptivas, medicamentos para la migraña, corticosteroides, medicamentos para el resfrío y supresores del apetito, según informa Medline Plus. Medline Plus también afirma que la arteriosclerosis, la coartación de la aorta, el síndrome de Cushing, la periarteritis nodosa, la feocromocitoma, el hiperaldosteronismo primario y otras enfermedades pueden causar hipertensión secundaria. Los pacientes que sufren de obesidad o diabetes también pueden presentar mayor riesgo de sufrir hipertensión secundaria.

Síndrome de Brugada

Genetics Home Reference afirma que el síndrome de Brugada puede causar trastornos en el ritmo cardíaco. La arritmia ventricular, que es la actividad eléctrica sin coordinación en los ventrículos inferiores del corazón, es el resultado de la enfermedad. Por lo general, esta alteración del ritmo cardíaco ocurre durante el sueño y puede causar desmayos, convulsiones, dificultad para respirar, o la muerte. Genetics Home Reference informa que el síndrome de Brugada afecta aproximadamente a 5 de cada 10 mil personas. Es común sobre todo en personas de ascendencia japonesa y del sudeste asiático, aunque cualquier persona de ascendencia asiática tiene riesgos más elevados. Se produce de 8 a 10 veces más frecuente en hombres que en mujeres.

Taquicardia

La taquicardia se produce cuando la frecuencia de latidos en la cámara superior, en la inferior, o en ambas, se incrementa de manera significativa. Las anormalidades en el corazón causan taquicardia porque producen señales eléctricas rápidas. Algunos síntomas comunes incluyen pulso cardíaco rápido, palpitaciones y dolor en el pecho; en algunos casos no se experimentan los síntomas. La enfermedad puede incrementar el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, derrame cerebral o la muerte.

Más galerías de fotos



Escrito por jamie simpson | Traducido por vanesa sedeño