Causas de los herpes labiales recurrentes

Los herpes labiales son lesiones similares a las ampollas, llenas de líquido y muy dolorosas que aparecen sobre o alrededor de los labios. Son causadas por el organismo viral contagioso herpes simple, o HSV (según sus siglas en inglés). Existen dos tipos de herpes: el tipo 1 y e ltipo 2. Los herpes labiales se relacionan generalmente con infecciones del tipo 1. Según la biblioteca de salud de la Clínica Mayo, la recurrencia de un brote de herpes puede estar disparado por un momento díficil en la vida de una persona. Las situaciones que reducen o suprimen el sistema inmune pueden hacer que el virus del herpes salga de su fase latente.

Estrés

El estrés es un factor que influye sobre la función del sistema inmune deprimido. La hormona del estrés, cortisol, afecta directamente la inmunidad al suprimir por lo menos un aspecto de la respuesta inmune innata, es decir, la inflamación. Se utiliza la cortisona natural y sus derivados sintéticos, los corticosteroides, para suprimir la inflamación provocada por la enfermedad. Un artículo publicado en 2001 en el periódico Medical Hyothesis llega a la conclusión de que la liberación de varios productos químicos durante el estrés agudo y el crónico es la causa principal del compromiso del sistema inmune en quienes padecen de herpes. La respuesta inmune disminuida puede disparar una reactivación viral y un nuevo brote.

Fieber y enfermedad

Durante una enfermedad aguda como el resfriado o la influenza, el cuerpo utiliza todo el armamento de su sistema inmune, desde las células que degluten los microbios, conocidas también como macrófagas, hasta la producción de anticuerpos, las células citotóxicas y las células asesinas naturales. El sistema de defensa está plenamente comprometido en un intento por atrapar y matar a los microbios que causan el ataque agudo y adquirir los nutrientes para sanar el daño causado por estos organismos. Mientras tanto, el virus del herpe, latente u oculto, que se ha mantenido bajo la vigilancia de sistema inmune alerta y funcionando a a pleno es ignorado transitoriamente. No estando a la defensiva del sistema inmune, el virus del herpes despierta de su fase latente, induciendo los síntomas de picazón o ardor en el lugar en el que se desarrollará la lesión tipo ampolla. Al cabo de 24 a 48 horas ya surge un herpes viral, advierte la biblioteca de salud de la Clínica Mayo. La aparición de los herpes virales mientras se está con fiebre o enfermo ha provisto el caldo de cultivo para que surja otro nombre habitual para los herpes virales, las ampollas de fiebre.

La luz solar

Parece ser que la inmunosupresión también es un motivo principal de los brotes recurrentes de los herpes labiales, según un artículo de 1994 del periódico Cutis que midió brotes de HSV-1 durante los meses de verano. En un estudio de población muy comprehensivo de 3.678 pacientes, casi el 10 por ciento demostró haber tenido brotes inducidos por el sol. Sin embargo, ya que el calor del verano se incrementaba con el transcurso de los meses de junio, julio y agosto, estos brotes llegaron a aumentar a un 19,7, luego a 28 y finalmente a un 40 por ciento, respectivamente. El artículo llega a la conclusión de que la exposición a los UV solares podría inducir a los herpes labiales recurrentes secundarios debido a un sistema inmune disminuido o a la reactivación directa del virus latente.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. shavon jackson-michel, nd | Traducido por irene cudich