Causas de gota y bursitis

Gota y bursitis pueden causar un dolor severo y debilitante en las articulacioness. Si bien la gota afecta directamente a las articulaciones, la bursitis afecta a los sacos de fluidos denominados bursas, que ayudan a eliminar la fricción en las articulaciones y las zonas en donde los músculos y los tendones rozan áreas óseas. La gota se produce cuando los cristales puntiagudos de ácido úrico se acumulan en las articulaciones y las áreas que las rodean. Por otro lado, la bursitis ocurre cuando la bursa se inflama por cualquier otro motivo.

Esfuerzo excesivo

Es más frecuente que la bursitis afecte las articulaciones de la cadera, los codos y los hombros, pero también puede afectar los talones, las rodillas y el dedo mayor del pie. En general la gota ataca a las articulaciones de los dedos mayores del pie, pero también afecta a los pies, los tobillos, las rodillas, las manos y las muñecas. A diferencia de la gota, es común que la bursitis se produzca como resultado del esfuerzo excesivo de las articulaciones, sobre todo en personas de mediana edad, según informa la clínica Mayo. El movimiento repetitivo que se concentra en una articulación particular, como por ejemplo encestar una pelota una y otra vez o mantener en una posición que presiona una articulación determinada, por ejemplo estar mucho tiempo arrodillado, puede inflamar la bursa. Si se evitan esos desencadenantes, muchos pacientes que sufren de la condición podrán resolver el problema.

Artritis

La gota es una forma de artritis, y los pacientes que sufren de esta última afección corren mayor riesgo de desarrollar bursitis. La artritis se produce junto con una variedad de condiciones que generan la inflamación y destrucción gradual de la articulación. La inflamación puede desplazarse hacia la bursa y provocar bursitis. El sitio web de la clínica Mayo clasifica la gota como una forma compleja de artritis.

Cristales de ácido úrico

La gota aparece cuando los niveles de ácido úrico en sangre son demasiado elevados, de modo que estos forman cristales puntiagudos que invaden las articulaciones o el espacio entre ellas. El ácido úrico se produce a medida que el cuerpo descompone las purinas, un compuesto proteico que está presente en muchos alimentos y que también se fabrica en el cuerpo. En general, los riñones filtran este ácido de la sangre con eficacia, pero se pueden formar los cristales si los riñones no funcionan como corresponde o el si el cuerpo produce demasiada cantidad de ácido úrico. El Manual de Merck señala que aunque aún no se conoce la causa exacta de bursitis, esta condición puede deberse a la invasión de cristales en la bursa alrededor de las articulaciones.

Otros factores

Según informa el sitio web de la clínica Mayo, la bursitis y la gota son más comunes durante la madurez, quizás debido a la cantidad de articulaciones desgastadas y el desarrollo de otras afecciones que afectan a las articulaciones. Por ejemplo, los pacientes que sufren de la enfermedad de tiroides tienen más riesgos de experimentar bursitis, mientras que la diabetes incrementa el riesgo de sufrir bursitis y gota. Otros factores de riesgo que generan gota incluyen la enfermedad renal, niveles elevados de presión arterial y colesterol, el consumo de alcohol y de alimentos con abundante purina; todos estos factores incrementan los niveles de ácido úrico en sangre.

Más galerías de fotos



Escrito por susan t. mcclure | Traducido por vanesa sedeño