Causas para una frecuencia cardíaca elevada

La mayor parte del tiempo, tu corazón late con un ritmo regular. Para la mayoría de los adultos, la frecuencia cardíaca normal en reposo es de entre 60 a 100 latidos por minuto. Pero algunas veces tu corazón puede latir a una frecuencia mayor a 100 latidos por minuto. Esto se llama taquicardia. Incluso aunque una frecuencia cardíaca elevada puede suceder como respuesta a los eventos diarios, tales como el ejercicio, una frecuencia cardíaca consistentemente elevada puede ser una señal de una condición médica seria que puede requerir una evaluación urgente de parte de un médico. Siempre consulta con tu médico si tienes una frecuencia cardíaca persistentemente elevada.

Arritmia

Una razón para la frecuencia cardiaca elevada es que tu corazón esté pasando por una arritmia, o un ritmo cardiaco anormal. Regularmente el corazón controla su propio ritmo a través de una red de células eléctricas que le señalan al músculo cardíaco cuándo debe latir. Pero algunas veces estas células lanzan mal la señal, provocando que tu frecuencia cardiaca se eleve. Los tres tipos de taquicardia son atrial o supraventricular, de seno y ventricular. La taquicardia atrial o supraventricular se origina en las cámaras superiores del corazón y puede provocar mareo, sensación de cabeza ligera, palpitaciones (sentir como si tu corazón estuviera fallando o latiendo de forma irregular) y falta de aliento. La taquicardia del seno es el incremento normal de la frecuencia cardíaca en respuesta a un estímulo, como el miedo, o a las condiciones comunes, como la fiebre o la deshidratación. La taquicardia ventricular es una condición peligrosa en la que el corazón late tan rápido que es incapaz de bombear sangre de forma efectiva al resto del cuerpo. La taquicardia ventricular que no es tratada puede conducir a un arresto cardíaco y la muerte.

Fármacos y medicamentos

Ciertos medicamentos sin receta y con receta y drogas ilegales pueden afectar el señalamiento rico del corazón, provocando que lata más rápido de lo usual. La cafeína del café, el té con las bebidas energéticas y la nicotina del tabaco también pueden provocar una frecuencia cardíaca elevada. De acuerdo con un artículo de junio de 2010 publicado en "Critical Care Medicine", los fármacos regularmente asociados con una frecuencia cardíaca incrementada incluyen los broncodilatadores utilizados para el tratamiento del asma, como el albuterol (Proventil), los estimulantes, como la cocaína y ciertos medicamentos utilizados para tratar el trastorno de déficit de atención e hiperactividad, y los antihistamínicos, como la difenidramina (Benadryl).

Condiciones médicas

Ciertas condiciones médicas pueden conducir a una frecuencia cardíaca elevada. El hipertiroidismo, en el que la glándula tiroides secreta cantidades por encima de lo normal de hormona tiroidea, puede conducir a taquicardia y palpitaciones. La fiebre por las infecciones y las condiciones inflamatorias también pueden provocar taquicardia. Las personas con dolor comúnmente tienen una frecuencia cardíaca incrementada. Una persona que está deshidratada también tendrá una frecuencia cardíaca rápida, ya que el corazón trata de compensar la disminución en los fluidos bombeando más sangre al cuerpo. Los niños que nacen con anormalidades estructurales del corazón pueden tener una frecuencia cardíaca muy rápida desde el nacimiento, especialmente si el defecto evita la circulación apropiada de la sangre y el envío de oxígeno a los órganos.

Síntomas

Los síntomas asociados con la taquicardia varían, dependiendo de la rapidez con que late el corazón y si la taquicardia evita que funcione normalmente. Los síntomas comunes de la taquicardia incluyen mareo o sensación de cabeza ligera, falta de aliento, molestia en el pecho y palpitaciones. Si la taquicardia evita la función cardíaca normal, puede provocar la pérdida de la conciencia o síncope. Si el corazón está latiendo tan rápido que su acción de bombeo se vuelve inefectiva, puede ocurrir un arresto cardíaco. Esto podría ser fatal si la arritmia no se reconoce y se corrige rápidamente.

Más galerías de fotos



Escrito por ruben j. nazario | Traducido por laura de alba