Las causas de estrías en los senos

Las estrías, líneas descoloridas que aparecen en la piel, se producen cuando la piel se estira y las fibras de la piel se rompen, permitiendo que los vasos sanguíneos que están debajo de la piel se noten. Aproximadamente del 50 al 80% de las personas experimentarán estrías en algún punto de sus vidas, con muchas marcas desarrolladas en sus senos. Aunque las estrías son ocasionadas por múltiples razones, hay ciertos factores que aumentan la probabilidad de que una persona desarrolle estrías en los senos.

Bebé a bordo


El embarazo produce cambios en el cuerpo.

El embarazo desencadena muchos cambios en el cuerpo de una mujer, incluyendo el tamaño de los senos. Las hormonas de estrógeno y progesterona que se producen durante el embarazo ocasionan que los senos se hinchen y crezcan, lo que puede ocasionar que la piel de los senos se estire, teniendo como resultado estrías. Aunque los aumentos más dramáticos de estas hormonas ocurren durante el primer trimestre, el tamaño de los senos de una mujer probablemente siga aumentando a lo largo de todo el embarazo, y las estrías pueden aparecer en cualquier momento. Además, muchas mujeres experimentan un aumento drástico en el tamaño de sus senos inmediatamente después del alumbramiento cuando los senos se llenan con leche como parte del proceso de lactación. Este crecimiento acelerado también puede ocasionar que se desarrollen estrías.

Ganando unas cuantas libras de más


Ganando peso.

Las estrías a menudo aparecen en zonas del cuerpo que almacenan grasa, lo que incluye los centros, la cadera y el abdomen. Conforme una persona gana peso y aumenta su índice de masa corporal, es probable que el tamaño de sus pechos aumente para acomodar las células grasas adicionales. Este aumento de tamaño puede tensar la piel, ocasionando que aparezcan estrías. Ganar peso de forma rápida en un corto período de tiempo aumenta la posibilidad de que se desarrollen estrías debido a que la piel no ha tenido el tiempo adecuado para adaptarse su nuevo tamaño, mientras que ganar peso de forma lenta y gradual permite que la piel tenga más tiempo para adaptarse al estiramiento de forma adecuada.

Lo que sabe tu doctor


Doctora.

Ciertas condiciones de salud hacen que las personas sean más propensas a tener estrías. De acuerdo con la University of Arizona Department of Surgery, el 60% de las personas diagnosticadas con el Síndrome de Cushing, una enfermedad suprarrenal que ocasiona que el cuerpo produzca cantidades excesivas de la hormona cortisol. Este exceso producido por el cuerpo ocasiona una disminución del colágeno natural del cuerpo que mantiene la piel elástica y flexible. Además, las personas que usan corticosteroides para tratar las inflamaciones de la piel como el eccema tienen un riesgo más alto de desarrollar estrías. Los corticosteroides funcionan como la hormona cortisol, descomponiendo el colágeno del cuerpo y disminuyendo la capacidad de la piel para estirarse.

Échale la culpa a tu mamá


Las estrías pueden ser genéticas.

La genética contribuye significativamente a las posibilidades de que una persona desarrolle estrías. Los científicos han identificado marcas genéticas de ADN que pasan de una generación a otra, y están relacionadas con el desarrollo de las estrías. Esta conexión hereditaria significa que una mujer cuya madre o abuela tuvo estrías está predispuesta a desarrollarlas en su cuerpo. Aunque estos genes pueden aumentar la posibilidad de que una mujer desarrolle estrías, la presencia de los genes no garantiza que estas aparezcan, y algunas mujeres portadoras de estos genes nunca las desarrollan.

Más galerías de fotos



Escrito por jen gehring | Traducido por mayra nava