Causas de dolor en el talón en un niño de 10 años tras correr

Aunque correr y los deportes pueden mejorar el sistema cardiovascular, la coordinación y el sistema músculo-esquelético de un niño de 10 años de edad, los niños en desarrollo son muy susceptibles al daño y dolores en el talón. El dolor en el talón después de correr puede ser debilitante, especialmente si se deja sin tratamiento. Esto hace que sea esencial entender por qué el dolor del talón puede ocurrir mientras estás corriendo y cómo puede tratarse.

Síntomas

Un niño de 10 años de edad puede experimentar dolor en uno o ambos de sus talones durante y después de correr. El dolor puede intensificarse al correr, saltar o apretar ambos lados de los pies. Los síntomas adicionales pueden incluir hinchazón, sensibilidad, inflamación, rigidez del tendón en el talón y dolor. El dolor de talón puede causar a un niño caminar de puntillas, dificultando el correr e incluso caminar.

Causas

El dolor en el pie puede ocurrir si un niño con frecuencia corre en superficies duras, practica deportes que requieren correr en exceso como el fútbol o usa calzado inadecuado que irrita los puntos sensibles en los pies y no proporciona el soporte adecuado. Pisar un objeto duro mientras estás corriendo puede resultar en una dolorosa contusión en el talón. Además, algunas condiciones tales la como fascitis plantar, un depósito de calcio llamado un espolón calcáneo o enfermedad de Sever pueden provocar dolor en el talón después de correr.

Remedios

Haz que tu hijo descanse y cese cualquier actividad que resulte en dolor en el talón hasta que los síntomas desaparezcan. Pon hielo en el talón durante unos 20 minutos a una hora varias veces al día. Dale la dosis adecuada de un fármaco de venta libre como el acetaminofén o ibuprofeno para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación. Un médico puede también proporcionar una copa de talón, soporte para el arco o aparatos ortopédicos para ayudar a apoyar y mantener los pies de tu hijo en línea mientras está corriendo.

Consejos

Compra zapatos a tu hijo calcen correctamente. Siempre debe haber espacio ancho de al menos un dedo entre el dedo del pie más largo de su hijo hasta el final de su zapato. Haz que tu hijo pruebe zapatos con calcetines deportivos y con los cordones atados firmemente para asegurar el ajuste apropiado mientras está corriendo o practicando deportes. No permitas que tu hijo corra excesivamente o entrene en exceso. Los huesos cada vez mayores de los niños son muy susceptibles a la lesión por sobreuso.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por paulina illanes amenábar