Causas de dolor en las rodillas en corredores novatos

La rodilla de corredor es un padecimiento común y doloroso que es conocido por muchos corredores comprometidos, causando dolor alrededor o detrás de la rótula. El dolor es exacerbado con frecuencia por correr cuesta abajo o caminar en escaleras y puede derivarse de múltiples factores. Los corredores novatos deben tener especial cuidado, porque podrían fomentar malos hábitos que contribuyan al este padecimiento.

Debilidad e inestabilidad

El desequilibrio de la fuerza muscular de las piernas puede provocar una alteración de las rodillas, según señala Cool Running; también dice que correr podría favorecer el desarrollo de los músculos posteriores del muslo, como los isquiotibiales y no de los músculos anteriores del muslo, como el cuádriceps. Dado que los músculos de los muslos mantienen la rótula en su lugar, un desequilibrio puede causar que se fuerce, provocando la aparición de la rodilla de corredor. Al sobrecargar la parte interior o exterior de los pies al corres, también podrías provocar un desequilibrio. El fortalecimiento de los cuádriceps y la distribución equilibrada del peso en los pies puede ser útil.

Si la fuerzas la pierdes

Es natural que los corredores novatos se enamoren de este deporte, pero a veces su pasión es mayor que su capacidad física. Es importante no exagerar y evitar el esfuerzo excesivo en el cuerpo. En lugar de tratar de aumentar tu distancia cada vez que corras, Shut Up + Run recomienda tomar semanas de recuperación, corriendo entre el 20 y el 30% menos durante una semana al mes. Si el dolor aparece después de subir una nueva colina o aumentar tu kilometraje, retrocede durante un tiempo.

Culpa a la biología

A veces la rodilla de corredor puede ser causada por algo fuera de tu control: tu anatomía. Tu rótula, el hueso de la rodilla, puede acomodarse en un ángulo extraño al sentarte o simplemente ser propensa a dislocarse. Si te has comprometido en una actividad atlética seria en el pasado, es posible que tengas menos cartílago en las rodillas, lo que equivale a una menor absorción de choque y en consecuencia más dolor. Tanto el pie plano como el pie de arco elevado podrían ser la causa de tus problemas de alineación. Puede ser útil hablar con un fisioterapeuta y tratar de encontrar conjuntamente soluciones para tu anatomía personal.

Inténtalo y lógralo

En casos de dolor leve, el National Health Service recomienda la aplicación de una bolsa de hielo y tomar un antiinflamatorio con los alimentos. Para ayudar a prevenir el dolor de rodilla en el futuro, corre sobre superficies blandas, como una pista de atletismo en lugar de hacerlo sobre asfalto, y no aumentes la distancia más del 10% a la semana. Si es necesario, invierte en un buen par de zapatos para correr equipados con soporte para el arco y reemplázalos cuando las suelas comiencen a desgastarse.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle wishhart | Traducido por sergio mendoza