Causas de dolor muscular en la ingle

Los dolores en la ingle se producen en la zona donde la pierna y el abdomen se unen. Los músculos o tendones pueden romperse o inflamarse repentinamente con el tiempo debido al uso excesivo. La mayoría de los dolores en la ingle responden al tratamiento conservador, como el descanso, medicamentos de venta libre y terapia de hielo; sin embargo, la llamada ingle de Gilmore puede requerir un tratamiento más especializado, según Sports Injury Clinic.

Tensión en las ingles

Un desgarro o rotura de alguno de los músculos aductores (los músculos que permiten juntar las piernas), causa dolor en la ingle que puede ir de leve a grave, según el grado del daño, de acuerdo con la Sports Injury Clinic. Otros síntomas incluyen músculos aductores rígidos o débiles, hematomas o una sensación de estallido en el músculo al romperse. Los atletas a menudo sufren tensión en las ingles cuando hacen un sprint, patean una pelota o cambian de dirección rápidamente. La tensión en las ingles también pueden ocurrir gradualmente con el tiempo, cuando los individuos hacen ejercicio sin calentamiento.

Músculo aductor y tendinitis

La inflamación de los tendones que unen los músculos aductores a los huesos puede ocurrir después de una lesión en la ingle, o por el uso excesivo, según la Sports Injury Clinic. Los síntomas pueden incluir dolor en la ingle que se irradia por la pierna, y problemas al correr o cambiar de dirección repentinamente.

Inflamación del músculo iliopsoas

El músculo iliopsoas, que se utiliza para levantar la rodilla, se extiende entre la zona lumbar y el fémur o hueso del muslo, según Sports Injury Clinic. Realizar abdominales con un peso detrás del cuello o correr cuesta arriba puede causar inflamación en el músculo iliopsoas y el tendón, lo que resulta en dolor en la ingle cuando la rodilla se levanta hacia el pecho, opresión e hinchazón en la ingle. A veces el dolor desaparece durante el ejercicio y vuelve cuando el atleta descansa.

Ingle de Gilmore

Los síntomas de la ingle de Gilmore, también conocida como hernia de deportista, incluyen dolor en la ingle que empeora al correr, girar, voltear o hacer sprints; rigidez y el dolor después del entrenamiento, y dolor en la ingle al día siguiente de la formación asociada con los giros, al toser, estornudar o salir de un automóvil, de acuerdo con Sports Injury Clinic. Los deportes que ponen a prueba la ingle y el área pélvica, como el fútbol y el balompié, pueden dañar los músculos que sostienen el músculo transverso abdominal de la ingle. Siendo una lesión más compleja que una lesión en la ingle, la ingle de Gilmore puede requerir tratamiento de un cirujano o un especialista en rehabilitación deportiva.

Más galerías de fotos



Escrito por marcy brinkley | Traducido por sergio mendoza