Causas de la dilatación de la aurícula izquierda

La aurícula izquierda es la cámara del corazón que recibe la sangre con oxígeno proveniente de los pulmones. La sangre se mueve desde la aurícula izquierda, a través de la válvula mitral, en la cámara de bombeo principal del corazón (el ventrículo izquierdo) y luego sale hacia el cuerpo. Cualquier afección que aumente la presión en esta parte del sistema cardíaco puede desencadenar el agrandamiento de la aurícula izquierda. Este agrandamiento puede ser leve, moderado o severo dependiendo de la extensión de la afección subyacente. Las afecciones que desencadenan un agrandamiento de la aurícula izquierda incluyen hipertensión, problemas en la válvula cardíaca, falla cardíaca y fibrilación arterial.

Hipertensión

La hipertensión sin controlar hace que el corazón trabaje más duro mientras bombea sangre al resto del cuerpo. Como el corazón es un músculo, se agranda cuando tiene que bombear contra presiones elevadas. La cámara de bombeo principal del corazón, el ventrículo izquierdo, generalmente se agranda primero. A medida que la presión aumenta en el ventrículo izquierdo, la aurícula izquierda también se agranda gradualmente. Cuando se agranda la aurícula izquierda debido a la presión arterial, esta situación se asocia con el aumento de riesgo del ataque cardíaco y el derrame cerebral.

Enfermedad cardíaca valvular

Los trastornos de las válvulas cardíacas también pueden llevar a un agrandamiento de la aurícula izquierda. La válvula mitral es la que separa la aurícula izquierda del ventrículo izquierdo. Si esta válvula se vuelve más angosta o esteónica, se origina una afección conocida como estenosis mitral, se acumula sangre en la aurícula izquierda y hace que ésta se agrande. Del mismo modo, si la válvula mitral se vuelve muy débil, ocurre la regurgitación mitral y el exceso de sangre vuelve al flujo sanguíneo desde el ventrículo izquierdo dentro de la aorta y fuera del resto del cuerpo. Si se desarrolla la estenosis de válvula aórtica, el corazón tiene que bombear contra una presión más alta para enviar la sangre al cuerpo. Como con la presión alta, el bombeo contra esta resistencia aumentada finalmente lleva a un agrandamiento de la aurícula y el ventrículo izquierdos.

Falla cardíaca

La falla cardíaca se desarrolla cuando el corazón no puede bombear sangre de forma efectiva al resto del cuerpo. La hipertensión descontrolada, la enfermedad arterial coronaria, la diabetes y el abuso de drogas y alcohol pueden desencadenar una falla cardíaca. A medida que el corazón se vuelve progresivamente más débil, la sangre tiende a acumularse en el corazón y los pulmones, una vez más dando como resultado un agrandamiento de la aurícula y el ventrículo izquierdo. Si la falla cardíaca se deja sin tratar, el exceso de volumen de sangre finalmente puede afectar el lado derecho del corazón causando también la dilatación de la aurícula y ventrículo derechos.

Fibrilación auricular

El agrandamiento de la aurícula izquierda y la fibrilación auricular frecuentemente coexisten. La fibrilación auricular es un ritmo cardíaco anormal que hace que corazón lata de forma irregular. Bajo circunstancias normales, las aurículas y los ventrículos laten juntos de forma coordinada, pero la fibrilación auricular interrumpe este proceso. La fibrilación auricular generalmente afecta a personas más grandes, pero se puede desarrollar a cualquier edad. Los trastornos como la estenosis mitral y la falla cardíaca que causan el agrandamiento de la aurícula izquierda a menudo desencadenan la fibrilación auricular. Sin embargo, la fibrilación auricular también puede ocurrir en ausencia de agrandamiento auricular izquierdo. Si la fibrilación persiste, sin embargo, la aurícula finalmente se dilatará y agrandará. Si no se trata, el agrandamiento y la fibrilación auricular promueven la formación de coágulos de sangre, que pueden viajar hasta el cerebro y causar un derrame. Por esta razón, la mayoría de la gente con fibrilación y agrandamiento auricular izquierdo reciben tratamiento con anticoagulantes para reducir el riesgo de derrames.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. shaun thompson | Traducido por aldana avale