Causas de la dificultad respiratoria debido al ejercicio

La dificultad para respirar o disnea, puede hacer que sientas que no te llega suficiente aire a los pulmones, o que te estás asfixiando. También puedes experimentar una sensación de opresión en el pecho. Si tienes dificultad para respirar durante el ejercicio, podría deberse a que el ejercicio es más intenso de lo que estás acostumbrado, a las temperaturas extremas o a que estás en mala condición física; las alturas también pueden desempeñar un papel. La falta de aliento inexplicable puede indicar una condición médica subyacente grave, consulta a tu médico tan pronto como sea posible si tu dificultad para respirar es nueva o está empeorando.

Asma


La dificultad para respirar durante el ejercicio a veces es un signo de asma.

La dificultad para respirar durante el ejercicio a veces es un signo de asma, lo que implica un estrechamiento e inflamación de las vías respiratorias. Además de tener dificultades para respirar durante el ejercicio, puedes tener tos. A menudo, tendrás un silbido o sibilancias en la exhalación. El asma inducido por el ejercicio puede aumentar cuando el aire es frío y seco. Consulta a tu médico si tienes síntomas de asma.

Bronquitis o neumonía

Tanto la bronquitis respiratoria y la neumonía pueden causar falta de aliento con el ejercicio. La bronquitis aguda, una inflamación de los bronquios, se puede producir a partir de un resfriado o infección respiratoria; la bronquitis crónica, una inflamación constante, puede resultar de fumar. Con la bronquitis también puedes toser con mucosa, tener fatiga, fiebre, escalofríos y malestar en el pecho. La neumonía, una infección pulmonar causada por bacterias, virus, hongos o parásitos, puede ser leve o severa. Además de la falta de aire, por lo general tendrás fiebre, tos, sudoración, escalofríos y pleuresía, o dolor en el pecho, que cambian con tu respiración. Consulta a tu médico si tienes una tos persistente o fiebre que dura más de tres días.

Insuficiencia cardíaca congestiva o ataque al corazón

Con la insuficiencia cardíaca congestiva, el corazón no puede bombear suficiente sangre a los órganos del cuerpo. La American Heart Association dice que esta condición puede ser causada por el tejido cicatrizal de un ataque al corazón pasado, la presión arterial alta, enfermedades del corazón y endocarditis, una infección en el revestimiento del corazón. Los síntomas incluyen dificultad para respirar al hacer esfuerzos o ejercicio, junto con fatiga y edema, o hinchazón de los pies, los tobillos y las piernas. Si la dificultad para respirar empeora cuando estás acostado, es una indicación de que podrías tener insuficiencia cardíaca congestiva. Si tienes estos síntomas, consulta a tu médico inmediatamente. Con un ataque cardíaco, parte del músculo cardíaco se daña o muere por falta de oxígeno. Si la falta de aliento dura más de unos pocos segundos, o se acompaña de presión o dolor en el pecho, sudoración, mareos, náuseas o fatiga abrumadora, busca atención médica de emergencia.

Embolia pulmonar

Una embolia pulmonar es un bloqueo súbito de una arteria pulmonar, por lo general debido a un coágulo de sangre. Con una embolia pulmonar, no sólo tienes falta de aliento inexplicable, sino también puedes tener dolor en el pecho y tos. FamilyDoctor.org afirma que la sangre en las flemas es otro indicio de la embolia pulmonar. El National Heart Lung and Blood Institute dice que las embolias pulmonares pueden ser potencialmente mortales; si crees que tienes una, busca atención médica de emergencia.

Más galerías de fotos



Escrito por carol sarao | Traducido por maría florencia lavorato