Causas del vértigo cervical

El cerebro depende de corrientes sensoriales de los ojos, los oídos internos, y de las terminaciones nerviosas especializadas que se encuentran en y alrededor de las articulaciones para que le brinden información relacionada con el movimiento y la orientación espacial. Una alteración en cualquiera de estos sistemas puede perjudicar el sentido de equilibrio y posición. Si bien el vértigo suele ser atribuido a un desorden del aparato vestibular del oído interno -la zona que nos ayuda a lograr el equilibrio-, algunos casos de vértigo tienen que ver con problemas en la columna cervical. Entre sus causas pueden encontrarse trauma, artritis y dolor crónico en el cuello.

Identificar el vértigo cervical

El quiropráctico Don Fitz-Ritson desarrolló un examen simple para ayudar a diferenciar el vértigo cervical del vestibular. La primera parte de dicha prueba es girar la cabeza de lado a lado varias veces de manera sucesiva. Si el vértigo aumenta con estos movimientos, podría ser que el movimiento afecte el oído interno o la columna cervical. Para la segunda parte del examen, el sujeto debe sentarse en una silla mecedora, su cabeza es sostenida sin moverse por el examinador mientras la persona se balancea hacia delante y atrás en la silla, generando un movimiento en el cuello, pero no en el oído interno. Si esta parte del examen también aumenta el vértigo, la fuente probable del mismo es la columna cervical.

Dolor crónico

Una investigación publicada en 1991 en "Archives of Physical Medicine and Rehabilitation" midió la habilidad de los sujetos para reproducir con precisión posturas de la cabeza y el cuello. Los individuos con dolor crónico en el cuello tenían dificultad con esta tarea. Una investigación subsecuente publicada en el "Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics" demostró que dichos sujetos, muchos de los cuales informaron sentir "mareos", podían mejorar la precisión de su posición de cabeza y cuello siguiendo tratamientos específicos para tratar los problemas de la columna vertical subyacentes. Ambos estudios implican que la disminución del movimiento en el cuello genera problemas en los nervios sensoriales en los músculos y articulaciones de la columna cervical. Estos nervios luego generan información falsa al cerebro, lo que resulta en un menor sentido de ubicación o mareo.

Trauma

Alrededor del 25 al 50% de las personas que han sufrido un latigazo cervical dice sentir vértigo o mareo como un síntoma relacionado. Se ha informado en el diario "Spine" en 1997, que pacientes que han tenido este trauma sufren de un déficit en la precisión de la posición de la cabeza y el cuello. Si bien estos síntomas podrían ser causados por los mismos mecanismos en funcionamiento en individuos con dolor crónico no traumático en el cuello, un pequeño estudio informado en el 2006 en el "European Spine Journal" sugiere que, para algunos, el mareo podría ser resultado de cambios en los patrones de flujo sanguíneo a través de las arterias vertebrales que alimentan el bulbo raquídeo.

Artritis

Tanto la artritis degenerativa como el vértigo son problemas comunes en los adultos mayores. Unos investigadores buscaron una relación causa-efecto específica y publicaron sus descubrimientos en el periódico "Clinical Rheumatology" en el 2011. Descubrieron que la artritis degenerativa del cuello era más predominante entre los pacientes que tenían vértigo. También notaron un aumento en la probabilidad de vértigo si los cambios degenerativos eran más severos. Lo más importante fue que demostraron una relación clara entre la presencia del vértigo y una menor circulación en las arterias vertebrales debido a los cambios artríticos en la zona.

Más galerías de fotos



Escrito por ron rogers | Traducido por maría marcela mennucci