Causas del pelo y piel grasos

Lo que mucha gente se refiere como aceite sobre la piel es en realidad el sebo, un aceite producido naturalmente por las glándulas sebáceas que ayuda a mantener el cabello y la piel correctamente hidratados. Situadas debajo del eje del pelo, estas glándulas están en todo tu cuerpo, incluyendo el cuero cabelludo. Numerosos factores pueden causar que en la piel y el cabello se acumule demasiado aceite generado por glándulas sebáceas hiperactivas. Si bien algunos de los factores están fuera de tu control, hay maneras en las que puedes reducir al mínimo el exceso de aceite para que tu cabello y tu piel estén más limpios.

Glándulas sebáceas hiperactivas

La producción hiperactiva de sebo puede manifestarse como pelo aceitoso o una cara brillante y puede ser causado por una multitud de factores, incluyendo la genética. El cabello graso tiende a ser más frecuente en los cortes lacios. Si tu cabello es ondulado o rizado, el aceite no se distribuye por el resto de tu cabello tan rápido. Cepilla el cuero cabelludo graso con cuidado, ya que al hacerlo con demasiada frecuencia se incrementará la cantidad de sebo en el resto de tu cabello. La limpieza diaria es esencial tanto para el cabello como para la piel grasa.

Cambios ormonales y el exceso de producción de cebo

Los cambios hormonales son una causa común del exceso de grasitud en tipos de piel normales. La producción de sebo es en parte controlada por las hormonas llamadas andrógenos, que pueden incrementar durante la pubertad. Estas hormonas también pueden aumentar durante el embarazo y el ciclo menstrual en las mujeres, y como un efecto secundario de ciertas píldoras anticonceptivas. El estrés influye en el equilibrio hormonal y la producción de cebo tanto en hombres como en las mujeres; es por eso que puedes tener problemas antes de un gran evento.

Clima

El lugar en el que vives es otro factor que contribuye al cabello y la piel grasa. Los altos niveles de humedad pueden provocar un cuero cabelludo graso y piel brillante. Esto es especialmente problemático si estás predispuesto a tener la piel grasa y vives en una región con altos niveles de humedad durante todo el año. En otras regiones, las personas con piel más grasa sólo puede experimentar estos problemas en los meses más cálidos.

Lavado excesivo

El exceso de cebo genera la idea errónea de que necesitas lavar tu cabello y tu cara varias veces al día. Si lo haces, en realidad estarás aumentando la actividad de las glándulas sebáceas, que a su vez producen más cebo. Lavarse el pelo una vez al día es suficiente para mantener el exceso de grasa del cuero cabelludo controlada. Lávate la cara con un limpiador suave por la mañana y por la noche.

Qué puedes hacer

Lavarte el pelo y la piel no te hará bien si utilizas el tipo de productos equivocados. Los champús y productos de limpieza a base de aceite sólo empeoran el problema, por lo que debes optar por los productos a base de agua para la piel y el cabello. Si observas escamas secas en el cuero cabelludo, considera probar un champú anticaspa dos veces por semana para equilibrar los niveles de humedad. Comer una dieta sana y equilibrada, beber mucha agua, y controlar el estrés también ayuda a regular la producción de cebo.

Más galerías de fotos



Escrito por kristeen cherney | Traducido por eliana belen doria