Causas del eczema del bebé

El eczema del bebé, también conocido como eczema infantil y dermatitis atópica, es una erupción con picazón crónica que se presenta más comúnmente en los primeros seis meses de vida del bebé. De acuerdo con KidsHealth, uno de cada 10 niños tiene eczema, muchos tienen pocos síntomas a la edad de 5 o 6 y más de la mitad de ellos se deshacen por completo de la enfermedad en el momento en que son adolescentes.

¿Quién tiene el eccema?

The National Eczema Association afirma que la mayoría de los bebés que contraen la enfermedad de la piel tienen antecedentes familiares de alergias, asma y eczema, conocida como la "tríada atópica". Los padres que tienen eczema o alergias pasan su predisposición a sus niños. Algunos desencadenantes alérgicos pueden causar un brote de eczema en las personas con esta predisposición, incluyendo los bebés que están en contacto con un alérgeno específico, como caspa de animales, ácaros del polvo, lana, detergente perfumado, jabón de baño, el humo del cigarrillo, el sobrecalentamiento, o una alergia a los alimentos a algo así como una fórmula de leche de vaca, clara de huevo o los cítricos.

¿Es eczema?

Si tu bebé tiene una erupción con ronchas de color rojo, secas o húmedas, con picazón en las mejillas, frente o el cuero cabelludo, podría ser eczema. The National Eczema Association afirma que el eczema puede aparecer en cualquier parte del cuerpo de un niño, aunque por lo general no se encuentra en la zona del pañal, lo cual ayuda a los padres a diferenciarla de la dermatitis del pañal. El eczema también aparece en las rodillas y los codos a los 6 y 12 meses, cuando el bebé comienza a gatear. Cualquier parte de la piel que se frote contra la alfombra y sea propensa a desarrollar eczema puede estallar en la erupción escamosa. Los niños a menudo tienen eczema en los pliegues de la piel entre la rodilla y pliegues del codo, así como en las muñecas, los tobillos, las manos, la boca y los párpados. No importa dónde aparezca la erupción, frotarse o rascarse sólo empeorará las cosas.

Prevención y tratamiento

Si bien no existe una cura para el eczema, se puede tratar de minimizar la gravedad de los síntomas y acortar la cantidad de los brotes que pueda tener un niño. The National Eczema Association recomienda que los lactantes y los niños se bañen a menudo por cortos períodos de tiempo en agua tibia, sin baños de burbujas y sin jabones o toallas. Utiliza sólo jabones naturales, libres de fragancias que sean suaves en la piel propensa al eczema. Aplica una crema hidratante suave, sin perfume, en la piel de tu hijo dentro de los tres minutos luego de terminar el baño y al menos dos veces al día para evitar que la piel se reseque.

Baños de lejía y la infección

Si el eczema de tu hijo es grave, el pediatra o dermatólogo puede recomendar un baño de lejía. Un baño de cloro se realiza diluyendo de 1 a 2 cucharaditas de lejía por cada galón (5 l) de agua, vertido en el baño de tu hijo (esto es similar al efecto de nadar en una piscina tratada con cloro). Los baños de blanqueo pueden evitar que las bacterias dañinas infecten la piel del niño en el momento de la erupción del eczema. Evita que el agua con cloro entre en contacto con los ojos de tu hijo. Además, se debe aplicar la crema hidratante inmediatamente después del baño para contrarrestar el efecto secante de la lejía.

Más galerías de fotos



Escrito por bonnie crowe | Traducido por vanina frickel