Causas del dolor súbito en las articulaciones

Algunas afecciones médicas pueden causar que se manifieste un dolor repentino en las articulaciones. Según la U.S. National Library of Medicine y los National Institutes of Health, los dolores en las articulaciones pueden ser causados por enfermedades autoinmunes, enfermedades infecciones, lesiones por uso excesivo y afecciones degenerativas. El dolor súbito de las articulaciones puede surgir en una o varias articulaciones, y su intensidad puede variar desde moderada a severa. En algunos casos, el dolor súbito de las articulaciones puede restringir la actividad de la persona en su vida diaria.

Artritis séptica

La artritis séptica puede causar dolor súbito en las articulaciones. Según el sitio web de la Clínica Mayo, la artritis séptica es una infección de las articulaciones terriblemente dolorosa causada por bacterias u hongos. Las infecciones bacterianas son causas más comunes de artritis séptica que las infecciones por hongos. Las bacterias u hongos de otras partes infectadas del cuerpo pueden propagarse a las articulaciones, aunque algunas veces las bacterias apuntan solo a las articulaciones y dejan otras partes del cuerpo sin afectar. La artritis séptica está caracterizada por el dolor severo y súbito de las articulaciones y el daño en solo una de ellas. Los lugares comunes afectados por la artritis crónica incluyen la rodilla, el tobillo, la cadera, el hombro, el codo y la muñeca. Los signos y síntomas comunes asociados con la artritis séptica incluyen dolor severo al mover la articulación afectada por su rango de movimiento, fiebre, inflamación de las articulaciones y calor en la zona afectada. El sitio web de la Clínica Mayo afirma que los ancianos y los muy jóvenes tienen más alto riesgo de desarrollar artritis séptica.

Lupus

El lupus eritematoso sistémico, LES, o simplemente lupus, puede causar dolor súbito en las articulaciones. El National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases o NIAMS, una dependencia del National Institutes of Health, afirma que el lupus es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema inmune de la persona ataca a las partes del cuerpo que debería proteger, causando inflamación y daños en todo el cuerpo. El lupus afecta a las articulaciones, la piel, los vasos sanguíneos y ciertos órganos internos de una persona. Los signos y síntomas comunes asociados con el lupus incluyen inflamación y dolor en las articulaciones, dolor muscular, fiebre de origen desconocido, fatiga extrema, dolor de pecho con las inhalaciones profundas y sensibilidad al sol. Muchas personas con lupus también tienen característica erupción facial roja, conocida como erupción mariposa, debido a su aspecto en la nariz y las mejillas. Según el NIAMS, los signos y síntomas de lupus varían de una persona a otra.

Gota

La gota puede causar dolor súbito en las articulaciones. Según los National Institutes of Health, la gota es un tipo de artritis que se desarrolla por la acumulación de cristales de ácido úrico dentro de una articulación. Los dos tipos principales de gota son aguda y crónica. La gota aguda es una afección que se caracteriza por el dolor severo en solo una articulación. La gota crónica implica episodios periódicos de dolor e inflamación que puede afectar a varias articulaciones. Los signos y síntomas comunes asociados con la gota agudos incluyen ataques súbitos de los síntomas en una o más articulaciones, dolor punzante que comienza por la noche, articulaciones enrojecidas y calientes al tacto y fiebre. Aunque la gota se puede producir en cualquier parte del cuerpo, las articulaciones del dedo gordo del pie, la rodilla y el tobillo son las más comúnmente afectadas. No es poco común que pasen meses o incluso años entre los episodios de gota. No obstante, afirma el NIH, si una persona ha tenido un ataque, hay más de un 50 por ciento de posibilidades de que tenga otro.

Más galerías de fotos



Escrito por martin hughes | Traducido por maria eugenia gonzalez