Causas del dolor e inflamación en el telón de aquiles

El tendón de Aquiles es un grupo de tejidos que conectan la parte posterior de la pierna con el músculo de la pantorrilla y el hueso del talón. Cuando está intacto, facilita la mecánica y el movimiento en el pie, el tobillo y la pantorrilla. El American College of Foot and Ankle Surgeons explica que una variedad de causas contribuyen al dolor y la inflamación en esta zona y, por lo general, el uso excesivo de este tendón es un factor primordial. Existen tratamientos simples con medicamentos que a menudo impulsan la curación después de una lesión; sin embargo, en casos graves, puede ser necesaria la cirugía para reparar el daño.

Arcos bajos y calzado


El tendón de Aquiles es un grupo de tejidos que conectan la parte posterior de la pierna con el músculo de la pantorrilla y el hueso del talón.

El pie y el talón trabajan juntos para facilitar movimiento como caminar o correr. Las personas con pies planos o arcos rebajados en los pies, son más propensas a desarrollar dolor e inflamación en el tendón de Aquiles, debido a que los músculos del talón trabajan más duro. El arco del pie disminuye la resistencia causada durante la flexión y la extensión del pie durante el movimiento. Cuanto más bajo el arco, más demanda habrá sobre los músculos adyacentes. La American Academy of Orthopaedic Surgeons explica que los zapatos y el soporte para el arco pueden hacer la diferencia en la frecuencia de dolor experimentado debido a los pies planos. Además de la amortiguación del calzado, las personas con pies planos también pueden beneficiarse de la realización de ejercicios simples de estiramiento antes de caminar extensivamente para calentar los músculos de la zona del talón.

Exceso de ejercicio y estrés


El pie y el talón trabajan juntos para facilitar movimiento como caminar o correr.

Los atletas suelen experimentar problemas en los tendones de Aquiles, debido al uso excesivo de las extremidades inferiores. MayoCllinic.com señala que la práctica de deportes como el baloncesto, que requiere de arranques, paradas y saltos, puede causar inflamación en la zona del talón. Agregar diferentes ejercicios a la rutina que impliquen subir o aumentar la distancia recorrida también contribuye a aumentar la inflamación y el dolor. Antes de comenzar el ejercicio, el calentamiento de los músculos a través de estiramientos y flexiones de las pantorrillas, piernas y talones colabora en la prevención de posibles inflamaciones posteriores al sobreestiramiento de los músculos aledaños. Durante el ejercicio, si el área del talón hace un sonido crepitante, o la sientes debilitada o rígida, debes tomarlo como una indicación de que el daño se volverá cada vez más doloroso y provocará la inflamación.

Bursitis


Los atletas suelen experimentar problemas en los tendones de Aquiles.

La American Academy of Family Physicians explica que el tendón de Aquiles, por tratarse tendón más grande y más usado del cuerpo, es, con el tiempo, vulnerable a sufrir lesiones debido al proceso natural de envejecimiento. Una condición llamada bursitis ocurre comúnmente en los ancianos, y causa dolor e hinchazón debido al uso excesivo de los músculos debilitados y los espolones óseos. La enfermedad tiende a disminuir cuando la persona se coloca en posición de descanso, sin embargo, al empezar la actividad física, el dolor aumenta. El envejecimiento de los tejidos del talón puede impedir poder caminar de forma normal y hacer difícil el uso de zapatos debido a la inflamación que se produce alrededor de los tobillos y los pies. Colocar hielo en el área, realizar estiramientos y consumir medicamentos anti-inflamatorios pueden ofrecer algún alivio a esta causa de dolor en el tendón de Aquiles. La enfermedad, sin embargo, tiende a persistir en los adultos mayores.

Más galerías de fotos



Escrito por aubri john | Traducido por guido grimann