Causas del dolor en la espinilla y el tobillo al correr

Según American Academy of Orthopedic Surgeons, los corredores son más susceptibles a las lesiones que otras personas. Algunas de estas lesiones pueden causar dolor en los músculos que rodean el tobillo y la espinilla. Si bien muchas de las lesiones pueden aliviarse haciendo reposo, algunas generan complicaciones más severas. Si estás teniendo dolor muscular en el tobillo o la espinilla mientras corres, deberías dejar de hacerlo y hacer que te examine un médico.

Dolor muscular en el tobillo

Una causa común del dolor muscular en el tobillo ocasionado por correr es un esguince o un desgarro en los músculos o articulaciones de la zona. Esto puede generarse por una herida aguda o un traumatismo o puede ser crónico debido a un uso excesivo. Los movimientos repetitivos que se realizan al correr, sin el descanso apropiado, pueden causar fácilmente una distensión en el tobillo. Otra causa es un esguince, que es un desgarro de las fibras de los ligamentos en vez de las de los músculos. Como puede ser difícil distinguir entre una distensión y un esguince, es importante ser examinado por un médico.

Dolor muscular en la espinilla

La periostitis tibial, una causa común del dolor en la espinilla entre los corredores, es una inflamación de los músculos, tendones y cobertura externa del frente del hueso de la espinilla, o tibia. Es originada por la presión repetitiva ejercida sobre la espinilla y es más frecuente entre los corredores que tienen pie plano. Una condición rara pero seria que puede causar dolor en los músculos que rodean a la espinilla es llamada síndrome crónico del compartimento externo. Esto sucede cuando la sangre no puede fluir apropiadamente como consecuencia de la presión al interior del compartimento del músculo. El dolor suele ser intenso, ocurre luego del esfuerzo y suele aliviarse con el descanso. El único tratamiento permanente para esta condición es realizar una operación.

Prevención

Hay algunos pasos que puedes seguir para prevenir el dolor muscular en los tobillos y la espinilla, incluyendo utilizar un calzado que sostenga el pie correctamente y hacer que un profesional examine el modo en que corres para que te ayude a encontrar un calzado apropiado para ti. Otra opción es tomarse un día de descanso y descansar al menos tres días después de correr. Estirarte antes y después de correr estirará los músculos que rodean los tobillos y la espinilla.

Tratamiento

Descansa, aplica hielo, compresión y eleva tus piernas. Esto suele llamarse RICE, por sus siglas en inglés. Descansar por un período de tiempo, dependiendo de la lesión, puede ayudar a curar la causa de tu dolor. Disminuir la inflamación aplicando hielo en el área dolorida durante 20 minutos varias veces por día, usando una banda elástica y elevando la extremidad afectada por encima del corazón, también ayudará. Tomar una medicación anti-inflamatoria proveerá alivio al disminuir la inflamación, pero deberías consultar esto con tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por kristi croddy | Traducido por azul benito