Causas del dolor lateral al correr

Correr es un ejercicio aeróbico intenso. A un ritmo moderado de cinco millas por hora, una persona de 145 libras puede quemar aproximadamente 526 calorías por hora, según MyPlate de Livestrong. Sin embargo, el nivel de intensidad al correr también puede colocar el estrés en el cuerpo, resultando en diferentes dolores por todo el cuerpo. Un área común donde puede emanar dolor es en tus lados alrededor de las costillas, comúnmente llamado puntada lateral.

Falta de oxígeno

Una de las causas de tu dolor de costilla lateral podría ser la falta de oxígeno que puede ocurrir con ejercicios extenuantes como de correr. Cuando corres, aumenta sustancialmente la energía requerida por los músculos para mantener tu ritmo. Una creciente necesidad de energía viene con una necesidad creciente de oxígeno, lo cual hace que los pulmones y el corazón trabajen más duro. Cuando los pulmones no pueden continuar con las necesidades del cuerpo, algunos músculos no pueden obtener el oxígeno que necesitan. Esto puede ocasionar calambres de los músculos del estómago, lo que puede manifestarse como un dolor lateral cerca de las costillas.

Ligamentos

El dolor de costilla lateral también puede asociarse con ligamentos entre el diafragma y el estómago. El correr utiliza un movimiento hacia arriba y hacia abajo que afecta a tu cuerpo cada vez que tus pies tocan el suelo. Este impacto puede empujar a tus órganos internos, ejerciendo presión sobre los ligamentos conectados a tu estómago. Al mismo tiempo como estos ligamentos se van tirando, tus pulmones inhalan y se expanden, poniendo más presión en los ligamentos. La tensión resultante puede crear dolor de costilla lateral.

Efectos de la deshidratación

Correr puede deshidratar rápidamente tu cuerpo a través del sudor, especialmente si estás corriendo afuera en un día caluroso. A medida que te deshidratas, limitas la cantidad de agua disponible para compensar el volumen de sangre. Menos volumen sanguíneo reduce la capacidad de tu sistema cardiovascular para el transporte de oxígeno y otros nutrientes que tu cuerpo necesita para las células, especialmente los tejidos del tracto digestivo. Sin suficiente oxígeno, los calambres pueden ocurrir, que pueden manifestarse como un dolor lateral.

Prevención y tratamiento

Toma medidas para prevenir o reducir el dolor lateral al correr. Reduce el riesgo de deshidratación al beber mucha agua antes y después de correr. Deléitate con pequeñas cantidades de agua al correr y cuando sea necesario. Reduce tu nivel de intensidad al moverte al trote o caminata para ayudar a reducir el dolor. El American Council on Exercise sugiere cambiar la respiración cuando experimentas dolor, específicamente, respirando profundamente mientras frunces los labios. Una manera de reducir el dolor es dejar de correr y doblarte hacia adelante en un ángulo de 90 grados mientras aprietas los músculos del estómago.

Más galerías de fotos



Escrito por chris sherwood | Traducido por paulina illanes amenábar