Causas del dolor de pantorrilla tras correr

Si las piernas te duelen inmediatamente después de correr, es una buena señal que necesitas corregir tu forma de correr. Una forma pobre y zapatillas malas puede causar que impactes las áreas erróneas de los pies con cada paso, poniendo una tensión en los músculos y tendones, promoviendo el desarrollo de lesiones relacionadas con el impacto. El diagnóstico de tu dolor es el primer paso para eliminarlo y adoptar un enfoque más minimalista al correr que abrace la técnica más natural para tu cuerpo puede prevenir las lesiones en primer lugar.

Dónde duele

Los dos principales músculos de la pantorrilla son los más propensos a los dolores. El músculo más grande, el gastrocnemio, va desde la parte posterior de la rodilla a la mitad de la pantorrilla. Parcialmente por debajo, el más pequeño, el músculo sóleo conecta tu tendón de Aquiles a la pantorrilla. Estos músculos juntos generan el movimiento propulsivo de la parte delantera del pie que usas en cada uno de tus pasos. El músculo gastrocnemio es particularmente susceptible a lesiones en los corredores y otros atletas, ya que es un músculo de contracción rápida que atraviesa dos articulaciones y está a menudo implicado en movimientos rápidos que pueden rasgar o tensionar el músculo.

Diagnóstico: tensión en la pantorrilla

Bryan J. Dixon del Marquette Sports Medicine Institute dice que diferenciar la causa de la tensión en estos dos músculos es un paso clave en la recuperación y la rehabilitación. Las lesiones al gastrocnemio son significativamente más frecuentes que las lesiones del sóleo debido a la naturaleza de las contracciones musculares implicadas al correr. Dixon recomienda rehabilitar completamente un músculo dolorido con estiramientos y prolongado descanso para asegurar que cualquier lesión esté completamente curada. Correr con músculos adoloridos demasiado pronto vuelve a lesionarlos y prolonga considerablemente la rehabilitación y recuperación.

Órdenes del doctor

Un dolor en la pantorrilla es probablemente el resultado del uso excesivo o una extensión excesiva del músculo, que puede ocurrir al correr. Las posibles lesiones de pantorrilla tras correr pueden variar significativamente, de desgarros musculares a fracturas. Un tendón de Aquiles adolorido también puede manifestarse como dolor en la pantorrilla. Si tienes problemas para localizar la fuente de tu dolor en particular y persiste más allá del descanso de varios día, consulta a tu médico o una clínica deportiva para ver si el problema puede ser más grave. Nunca corras con dolor, ya que hay una posibilidad que podría empeorar mucho una lesión menor. Algunas lesiones graves de pantorrilla, tales como una mala microfractura, podrían requerir cirugía antes de que se pueda lograr una rehabilitación completa.

Cubrir todas las posibilidades

Sin embargo, si el dolor es prolongado o recurrente, tu zancada y calzado deben controlarse para asegurarte de que estás siguiendo la técnica de correr más natural. El calzado minimalista ofrece la mayor protección contra las lesiones de pantorrilla cuando se combina con una zancada de la parte delantera del pie, ya que los músculos reforzados evitarán tensión y reducirán el impacto. El calzado minimalista requiere un período de aclimatación substancial en la escala de meses, pero la prevención de lesiones del pantorrilla es uno de los muchos beneficios que proporciona al correr naturalmente.

Más galerías de fotos



Escrito por max roman dilthey | Traducido por paulina illanes amenábar