Causas del dolor de cuello después de nadar

La natación es un ejercicio de bajo impacto que es suave con tus articulaciones, pero las mecánicas de brazadas incorrectas pueden causar dolor de cuello. Debido a que la natación depende tanto en la técnica, cualquier imperfección afecta tu velocidad y eficiencia en el agua. Cuando nadas más fuerte para ir más rápido, puedes esforzar músculos ya cansados, causándote dolor y rigidez.

Lo básico

En el área de tu cuello, siete vertebras envuelven tu médula espinal conforme desciende de tu cerebro hacia abajo a tu torso inferior. Múltiples ramas nerviosas se esparcen de la médula espinal a tus brazos y torso superior. Cualquier cambio artrítico a tus vértebras que rodean la columna puede resultar en hormigueo, adormecimiento y dolor en cualquier lugar de tu cuerpo superior al igual que en el área de tu cuello. Las lesiones preexistentes pueden también dejarte rígido y sensible en el cuello. Generalmente, la natación ayuda a fortalecer a los músculos de soporte y alivia el dolor del cuello rígido y dolorido. Sin embargo, cuando te sientes peor después de un entrenamiento que antes de tal, debes analizar tu técnica de brazadas.

Alineación cuerpo/cabeza

Nadar el estilo libre puede causarte dolor de cuello si no mantienes la cabeza alineada con tu cuerpo. Idealmente, mantienes tu cabeza y tu cuerpo en línea recta a través de toda la brazada. Una posición correcta y neutral te deja viendo hacia hacia el fondo de la piscina al nadar estilo libre. El ver ligeramente hacia adelante hacia el extremo de la piscina pone estrés en los músculos de tu columna y cuello, lo que te causa rigidez o dolor. Mantén tu cabeza alineada con tu columna también durante el nado de pecho, especialmente cuando das la brazada por encima del agua.

Respiración posición/coordinación

Los nadadores principiantes a veces sobre-compensan al respirar, levantando la cabeza muy por encima del agua. Alzar demasiado la cabeza, apretándola contra tu hombro o rotando la cabeza demasiado no sólo causa rigidez y dolor sino que también hormigueo y adormecimiento, de acuerdo con USA Swimming. Rotar tu cuerpo durante el nado libre minimiza la necesidad de levantar o girar el cuello, y la respiración de ambos lados ayuda a evitar sobre esfuerzo de los músculos del cuello. El nado de dorso no causa tantos problemas ya que no necesitas mover la cabeza para respirar. Para el nado de mariposa, enfócate en respirar al principio de tu brazada, antes de que tus brazos salgan por encima del agua.

Recuperación

Cuando te duele el cuello después de nadar, toma un descanso de nadar tu rutina normal. Varía tu entrenamiento nadando diferentes estilos o realiza trotes en el agua o correr en ella para mantener altos tus niveles de acondicionamiento mientras te recuperas. Reúnete con un entrenador para hablar de tus problemas de cuello. Unas cuantas sesiones dedicadas a mejorar tus técnicas pueden reducir o eliminar cualquier dolor o rigidez futuro. Cuando empeore el dolor de tu cuello o cuando no mejore con el reposo, consulta a tu médico para que te aconseje.

Más galerías de fotos



Escrito por barrett barlowe | Traducido por glen boyd