Las causas corregibles de la hipertensión

La presión arterial alta, o hipertensión, es una condición que afecta a aproximadamente 68 millones de personas en Estados Unidos. A pesar de que puede estar acompañada de dolor de cabeza o cambios en la visión, la hipertensión a menudo pasa desapercibida hasta que un médico revisa tu presión arterial. La condición puede aumentar tus probabilidades de desarrollar complicaciones más graves, tales como enfermedades del corazón o un derrame cerebral. Mientras que ciertos factores de riesgo para la hipertensión, como la edad, el sexo o la herencia, no se puede cambiar, puede hacer cambios de estilo de vida para disminuir tus probabilidades de tener hipertensión.

Exceso de peso e inactividad

Simplemente el sobrepeso incrementa tu probabilidad de tener presión arterial alta. Un artículo publicado en septiembre de 2002 en el "International Journal of Obesity" demuestra una vez más que incluso las personas que caen en el extremo superior de un rango de peso saludable para su altura son más propensas a tener hipertensión. Estos dos tipos de personas y las que tienen sobrepeso u obesidad, incluso la pérdida de peso leve puede ayudar a disminuir la presión arterial. Independientemente del peso, un estilo de vida sedentario puede también ponerte en un riesgo mayor para la hipertensión. Los estudios en curso demuestran que los ejercicios leves a moderados en la mayoría de los días de la semana disminuyen la presión arterial en aproximadamente el 75 por ciento de las personas con hipertensión.

Dieta

Lo que comes juega un papel importante en el desarrollo de la hipertensión. Una dieta con exceso de sal contribuye a la hipertensión arterial y la dieta típica estadounidense supera el límite diario recomendado de 2.300 mg de sodio. En enero de 2001, "The New England Journal of Medicine", examinó los efectos de la disminución de la ingesta de sal y la dieta DASH, que hace hincapié en abundantes frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasa, granos enteros y aves de corral. Por separado, ambos enfoques tenían un efecto reductor sobre la presión arterial. Juntos, los efectos sobre la presión arterial fueron incluso mayores, comparables a la terapia de la medicación en los pacientes con hipertensión.

Estrés

Si estás bajo estrés psicológico o emocional, tienes un mayor riesgo de desarrollar hipertensión. Un estudio publicado en "Hypertension" en agosto de 2006 señaló que, en comparación con las personas que trabajan entre 11 y 39 horas a la semana, los que trabajaron 40 horas o más por semana eran cada vez más propensas a la hipertensión arterial. Los efectos hipertensivos del estrés pueden ser combatidos con las prácticas habituales, tales como la meditación o ejercicios. Si tienes un trabajo a tiempo completo, limita la cantidad de semanas de trabajo de 40 horas y ten tiempo libre cuando sea posible.

Consumo de alcohol

En comparación con aquellos que no beben en absoluto, los que consumen 2 o más bebidas alcohólicas al día tienen un riesgo dos veces mayor de desarrollar hipertensión. Otro estudio en "Hypertension", en noviembre de 2002 mostró que los participantes que bebían regularmente 3-6 bebidas al día y disminuyeron su consumo en un 67 por ciento bajaron su presión arterial sistólica, o el número de la parte superior, por 3,31 puntos y la presión arterial diastólica en 2,04 puntos.

Más galerías de fotos



Escrito por lauren liberati | Traducido por verónica sánchez fang