Las causas de la contaminación de los alimentos

La próxima vez que muerdas una hamburguesa parcialmente cocida o saques una cucharada de ensalada de patata tibia, ten en cuenta el riesgo para tu salud.

La próxima vez que muerdas una hamburguesa parcialmente cocida o saques una cucharada de ensalada de patata tibia, ten en cuenta el riesgo para tu salud.

La próxima vez que muerdas una hamburguesa parcialmente cocida o saques una cucharada de ensalada de patata tibia, ten en cuenta el riesgo para tu salud. Cada año, se estima que 76 millones de personas en los EE.UU. se enferman por los alimentos contaminados, según los Centros para elCenters for Disease Control and Prevention. Las bacterias dañinas, virus y toxinas prosperan en las carnes, productos lácteos y productos cuando no se aplica la seguridad alimentaria adecuada. Sin embargo, la comprensión de las causas de la contaminación de los alimentos es una manera de ayudar a reducirla.

Mala higiene

Los virus como la hepatitis A y Norwalk se transmiten fácilmente a los mariscos, ensaladas, verduras y frutas cuando los manipuladores de alimentos infectados no se lavan las manos después de ir al baño. Por utensilios o tocar alimentos transmiten el virus a otros. La contaminación de los alimentos también se produce cuando los trabajadores no se lavan las manos después de manipular carne cruda, sacar la basura o limpiar los derrames. Los gérmenes terminan en la mesa de buffet, y luego en la boca cuando se consumen alimentos preparados por los trabajadores negligentes. La contaminación también se propaga cuando una persona tiene cortes, heridas abiertas o una infección de la piel. Por ejemplo, el Staphylococcus aureus se encuentra a menudo en la piel con ampollas y forúnculos. Aquellos que no usan guantes comúnmente propagan las bacterias estafilococos a la carne, postres rellenos de crema y ensaladas de papa y huevo. Debido a que el estafilococo se desarrolla a temperaturas ambiente y se multiplica sin ningún indicio de deterioro, es importante que los trabajadores infectados usen guantes. Sin embargo, al tocar superficies contaminadas, toser en una mano con guante o manejar dinero antes de la preparación de alimentos aún pueden transmitir gérmenes, por lo que los guantes deben cambiarse a menudo.

Condiciones insalubres

Las prácticas de matadero pueden conducir a la contaminación, especialmente cuando la materia fecal o intestinal de ganado vacuno se mezcla con la carne. Una pequeña cantidad puede manchar un lote y desplegar el E. coli O157: H7, que son frecuentes en los animales pero mortales cuando son consumidos por los seres humanos. Numerosos retiros de carne se han vinculado a esta cepa en particular, por lo que se aconseja a la gente no comer carne molida cruda o poco cocida. La producción también puede verse afectada. La contaminación se produce cuando las frutas y verduras son fertilizados con estiércol crudo o cuando los cultivos se riegan con agua que contiene trazas de residuos animales. La espinaca y la lechuga se han relacionado con brotes de E. coli. Incluso algunos productos no pasteurizados, tales como jugo de frutas y leche, llevan riesgos debido a que no han sido tratados con calor para eliminar la bacteria E. coli. Beber productos pasteurizados y lavar el producto a fondo ayuda a proteger a las personas de estas bacterias.

Contaminación cruzada

Cuando la carne a la plancha se sumerge en adobo usado o jugos de carne cruda de aves de corral y de goteo en platos calientes, se produce una contaminación cruzada. Cuando las herramientas de cocina o tablas de cortar se utilizan para la carne cruda entra en contacto con otros alimentos o utensilios para servir, las bacterias pueden ser transferidas. Por ejemplo, cortar la lechuga con un cuchillo que usaste para cortar carne cruda es sólo un ejemplo de la facilidad con que se produce la contaminación cruzada. Lavar los utensilios y tablas de cortar con agua caliente y jabón entre el uso ayuda a minimizar la contaminación.

Preparación poco segura

Los alimentos indebidamente enlatados pueden formar toxinas mortales. Los vegetales de baja acidez, como judías verdes, maíz, remolacha y espárragos son comúnmente asociados con envenenamiento por botulismo. Si realizas conservas caseras, los procedimientos estrictos de higiene se deben seguir para garantizar la seguridad. Las recomendaciones del U.S. Department of Agriculture incluyen embalar en caliente muchos alimentos utilizando tapas de cierre automático y esterilizando los frascos vacíos. Las latas rellenas con tapas oxidadas o rajadas, y frascos que pierden deben ser desechados.

Almacenamiento inadecuado

Dado que las bacterias se multiplican rápidamente en guisos preparados, carnes y salsa dejada a temperatura ambiente, la rápida refrigeración de sobras es crucial. Dejar comida fuera más de dos horas es una gran oportunidad para el crecimiento bacteriano. Los alimentos crudos como ensaladas cremosas deben consumirse inmediatamente o refrigerarse rápidamente. Otros productos perecederos, como los huevos, que a menudo albergan bacterias Salmonella, deben mantenerse por debajo de 40 ° F para disminuir la contaminación.

Más galerías de fotos



Escrito por beverly hunt | Traducido por carlos alberto feruglio