Causas comúnes de sangrados frecuentes de nariz

Los sangrados frecuentes de nariz son los que ocurren más de una vez por semana. Pueden ser algo molestos debido a su aparición repentina. Aunque la experiencia inicial puede ser aterradora, los sangrados de nariz son relativamente situaciones menores que tienen causas de remedios sencillos. Sin embargo, si el sangrado persiste por más de 20 minutos o interfiere con la habilidad de la persona para respirar, es necesario buscar atención médica de inmediato ya que esto puede ser indicativo de un problema más serio.

Resequedad

La causa más común de un sangrado frecuente de nariz es la resequedad en la cavidad nasal. Esta es generalmente causada por el calor interno en el invierno cuando al aire le falta humedad adecuada, de acuerdo con FamilyDoctor.org. Mantener a la cabeza por arriba del corazón puede detener el sangrado, y colocar el pulgar y el índice en la nariz y oprimir ayudará a detener la sangre. Mantener la casa fresca y usar un vaporizador para devolver la humedad al aire ayuda a aliviar la resequedad en la nariz y a evitar el sangrado, apunta Medline Plus.

Picarse la nariz

Picarse la nariz es la segunda causa más común del sangrado de nariz frecuente. Cuando una persona se pica la nariz dentro de la cavidad nasal, las uñas de los dedos pueden provocar un trauma al tejido sensible nasal provocando el sangrado. Los adultos pueden encontrar fácil el reprimir el deseo de picarse la nariz, pero los niños y los bebés pueden hacerlo fervientemente, por lo que mantener sus dedos ocupados y frecuentemente revisar su nariz puede ayudarles a reducir el que se piquen la nariz y evitar los sangrados no deseados. Normalmente, al crecer los niños dejarán de picarse persistentemente y se eliminarán los sangrados de nariz.

Resfriados y alergias

Otras causas comúnes pueden provocar sangrados de nariz frecuentes, incluyendo resfriados y alergias. Ambas condiciones pueden provocar comezón, secreción y congestión nasal. Los virus del resfriado y de la gripe pueden agitar el revestimiento de la nariz. Esto puede provocar irritación y tocarse continuamente el área a través de sonarse, estornudar y otras actividades físicas. Los antihistamínicos pueden bloquear la secreción de la mucosa durante un ataque de alergia, que puede secar las membranas nasales y contribuir al sangrado nasal, comenta TeensHealth. Quienes padecen resfriados y alergias deben mantener la adecuado hidratación y el cuidado exacto de la región nasal para evitar sangrados frecuentes.

Más galerías de fotos



Escrito por skyler white | Traducido por elizabeth garay ruiz