Causas de células blancas sanguíneas en la orina

Las células blancas sanguíneas, o linfocitos, no se encuentran normalmente en el tracto urinario. La orina es normalmente estéril y no contiene células sanguíneas, así que la presencia de linfocitos en una muestra de orina indica inflamación o infección dentro del tracto urinario o riñón. El riñón, la vejiga y la uretra, el tubo que conduce desde la vejiga hasta los riñones, se pueden inflamar o infectar.

Cistitis

La cistitis, una infección de la vejiga, es una causa común de linfocitos en la orina; las bacterias entran a la uretra y viajan hasta la vejiga. La cistitis es más común en niños pequeños que en niñas, aunque las mujeres son más proclives a esta infección en la edad adulta que los hombres. En los hombres, la infección puede comenzar en la próstata y moverse hasta la vejiga para provocar cistitis. Síntomas de cistitis incluyen micciones frecuentes, espasmos en la vejiga, sensación de necesidad de orinar cada par de minutos y dolor justo por encima del hueso púbico. Se utilizan antibióticos para tratar la cistitis.

Cistitis intersticial

La cistitis intersticial, o IC (por sus siglas en inglés), es diferente a la cistitis en que no hay bacterias presentes. En lugar de eso, los linfocitos en la orina vienen de una inflamación de la pared de la vejiga. La IC es mucho más común en mujeres que en hombres y provoca urgencia por orinar, incremento en la frecuencia de las micciones y dolor pélvico, de acuerdo con el manual Merck. Los antibióticos no ayudan con la IC, porque no hay bacterias presentes en la orina; dilatar la vigilia o administrar medicamentos para reducir los espasmos puede ayudar en algunos casos.

Pielonefritis

La pielonefritis, o infección del riñón, es regularmente una enfermedad más severa que la cistitis. Los linfocitos en la orina en la pielonefritis indican una infección bacteriana. Las personas con pielonefritis pueden tener dolores severos, fiebre, malestar, náusea y vómito. Algunos experimentan síntomas de cistitis además de los síntomas de la pielonefritis. Las mujeres desarrollan pielonefritis con mayor frecuencia que los hombres; la infección regularmente se expande hacia arriba desde la vejiga. Esta condición se trata con antibióticos.

Piedras en el riñón

Las piedras en el riñón pueden conducir a una cistitis al bloquear el paso de la orina hacia la uretra; la orina se estanca y es más proclive a una infección bacteriana y las piedras están presentes. La irritación de la uretra por una piedra también puede provocar que haya linfocitos en la orina. Las tierras provocan dolores severos que puede venir en olas. Algunas veces el dolor es descrito como "de cólicos"; es difícil sentarte derecho cuando tienes una piedra en el riñón. Si la piedra está bloqueando la uretra, puede ser difícil orinar o quizás sólo orines pequeñas cantidades cada vez. Los espasmos y el dolor de la vejiga durante la orina también pueden ocurrir. Las personas que tienen una piedra en el riñón tienen mayor probabilidad de tener otra; en este caso más hombres que mujeres tienen piedras en el riñón. Las piedras se pueden romper con ultrasonido o retirar quirúrgicamente.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por laura de alba