Causas de tener altos niveles de insulina

La insulina, es una potente hormona liberada por el páncreas, mantiene los niveles de azúcar en la sangre en un rango saludable. Las personas con diabetes tipo 1 no producen suficiente insulina para mantener los niveles normales de azúcar en la sangre. En la diabetes tipo 2, sin embargo, los niveles de insulina pueden en realidad elevarse drásticamente en un esfuerzo para superar la resistencia del cuerpo a sus efectos. Otras causas de los altos niveles de insulina son el embarazo y los tumores que segregan insulina.

Resistencia a la insulina

El desarrollo de la diabetes tipo 2 está precedida por una condición conocida como resistencia a la insulina, o la tolerancia disminuida a la glucosa. Los factores de riesgo de resistencia a la insulina incluyen tener sobrepeso u obesidad, falta de actividad física regular y edad avanzada. La resistencia a la insulina se produce cuando los tejidos del cuerpo ya no son sensibles a los efectos de la insulina, haciendo que los niveles de azúcar en la sangre se eleven por encima de lo normal. Como los niveles de azúcar en la sangre aumentan, los niveles de insulina surgen también. En las primeras etapas de la diabetes tipo 2, los niveles de insulina típicamente permanecen más altos de lo normal. Con la diabetes tipo 2 de larga duración, sin embargo, las células productoras de insulina del páncreas pueden quemarse, provocando la reducción de los niveles de insulina. Cuando esto ocurre, las inyecciones de insulina pueden ser necesarias para controlar el azúcar en la sangre.

Embarazo

En el curso de un embarazo normal, los niveles de insulina aumentan a medida que el feto se hace más grande. Al final del embarazo, la sensibilidad a la insulina disminuye, haciendo que los niveles de insulina se disparen. Aunque la resistencia a la insulina es normal en el embarazo en etapa tardía, algunos desarrollan una forma de diabetes relacionada con el embarazo conocida como diabetes gestacional. Las mujeres con esta condición por lo general tienen mayores incrementos en sus niveles de insulina. Aunque las estimaciones varían, la American Diabetes Association informa que hasta el 18 por ciento de los embarazos se complican por la diabetes gestacional. El exceso de peso antes del embarazo, antecedentes familiares de diabetes y antecedentes personales de hipertensión arterial son factores de riesgo para la diabetes gestacional.

Tumores que secretan insulina

En raras ocasiones, un tumor que secreta insulina, llamado un insulinoma, puede causar los niveles altos de insulina. Los insulinomas son generalmente tumores pequeños que normalmente se encuentran en el páncreas.Las mujeres mayores de 50 años son los más comúnmente afectadas. La mayoría de los insulinomas no son cancerosos, según los autores del informe de un artículo de revisión de noviembre de 2008 en "Cases Journal". Aun así, un insulinoma puede causar niveles peligrosamente bajos de azúcar en la sangre, debido a los aumentos repentinos de insulina producidos por el tumor. Los síntomas de bajo nivel de azúcar en la sangre incluyen temblores, sudoración, mareos y confusión.

Evaluación

En función de la enfermedad subyacente, los niveles altos de insulina pueden tener diferentes efectos. En las personas con resistencia a la insulina, los picos de insulina pueden indicar el desarrollo de la diabetes tipo 2. Si bien los niveles de insulina generalmente no se miden directamente, la American Diabetes Association recomienda una estrecha vigilancia de los niveles de azúcar en la sangre en personas con resistencia a la insulina para ayudar a prevenir el desarrollo de diabetes tipo 2. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomienda que todas las mujeres embarazadas se protejan de la diabetes gestacional durante su tercer trimestre. Cuando se sospeche de un tumor que secreta insulina, una tomografía computarizada especial, la resonancia magnética o la ecografía se realiza generalmente para determinar la ubicación exacta antes de la cirugía para extirpar el tumor.

Más galerías de fotos



Escrito por niya jones | Traducido por sandra magali chávez esqueda