¿Qué causa el "shanking" repentino en golf?

Quizás hay una razón por lo que la palabra "shank" es similar a "shark" (tiburón). Como un tiburón que se divisa en la playa, un "shank" causa terror en el corazón de todo golfista. Un "shank" es un tiro tan temido que muchos jugadores evitan incluso decir la palabra. Algunos de los mejores en el juego, incluyendo Johnny Miller y Jack Nicklaus, desarrollaron repentinamente un "shank" en medio de una competencia. "Golf Digest" incluyó el "shank" en su lista de los cinco tiros más vergonzosos en el golf. Una razón por la cual el "shank" es tan temido es su naturaleza misteriosa. La causa se debate, y también sus posibles curas. Una cosa es segura, cuando empiezas a realizar este tipo de tiro, casi te paralizas sobre la pelota, rezando a los dioses del golf que no vuelva a suceder.

Qué

Si eres un golfista diestro, un "shank" es un tiro que se va hacia la derecha en un ángulo que el sitio web Golf Helper describe como "asombroso". Tiene lugar cuando le pegas a la pelota con el cuello (hosel) en lugar de con la cabeza del palo (clubface). El cuello es la pequeña zona elevada entre el caña (shaft) y la cabeza del palo, y la pelota rebota contra el cuello con un sonido y resultado enfermante.

Margen de error

Un "shank" es tan temido, en parte porque es un pequeño error que resulta en una salida en falso. La distancia entre el tiro desastroso desde el cuello, en oposición a un buen tiro desde la cabeza del palo, es un tema de una 1/2 pulgada. Si realizas un "shank", en realidad estuviste muy cerca de hacer un muy buen tiro. Pero no se siente así.

Causas

El Golf Helper cita un puñado de causas comunes de un "shank". Prepararte con tu peso sobre tus talones y transferirlo a los dedos de tus pies durante el swing puede mover la cabeza del palo hacia delante, justo lo suficiente para generar un "shank". También puedes hacerlo parándote demasiado cerca de la pelota y luego acomodándote moviendo el palo más hacia afuera en el swing hacia abajo. Una desviación de tus brazos fuera de tu cuerpo puede mover el cuello en la zona de impacto. También puede hacerlo un swing hacia atrás incompleto. Sin embargo, el instructor Butch Harmon desafía la sabiduría convencional asegurando que la mayoría de los "shanks" son causados por un swing al revés y una cabeza de palo cerrada, en lugar de abierta, en el impacto.

Curas

Cuando un buen instructor como Harmon dice que una cabeza de palo cerrada causa un "shank" -una noción que parece desafiar la física, ya que parece que la pelota debería rebotar hacia la izquierda en dicho caso y no hacia la derecha- sabes que estás en un territorio misterioso. Sin embargo, sin importar la causa, la cura sugerida de Harmon tiene sentido. Coloca una cubierta de la cabeza en la parte exterior de una pelota en el campo de práctica y trabaja en el swing del palo con un movimiento más de adentro hacia afuera. Si lo haces, no le pegarás a la cubierta de la cabeza y será menos probable que golpees la pelota con el cuello.

Más galerías de fotos



Escrito por jim thomas | Traducido por maría marcela mennucci