¿Qué causa la rigidez muscular después del entrenamiento?

Si bien hay varios tipos de músculos en el cuerpo humano, cuando alguien menciona la tensión muscular, por lo general está hablando de rigidez en los músculos esqueléticos. Los músculos esqueléticos están unidos a los huesos y son responsables del movimiento cotidiano, y en general pueden experimentar rigidez para una serie de razones. Sin embargo, después del entrenamiento, la tensión muscular es más comúnmente causada por el dolor muscular de aparición retardada (DOMS, por sus siglas en inglés).

Microrroturas de las fibras

Como informa el American Council on Exercise, las agujetas, o dolores musculares de aparición tardía, ocurren generalmente de 24 a 72 horas después de hacer ejercicio, y se manifiestan en forma de dolor muscular y rigidez. A pesar de que algunos detalles sobre los orígenes de los DOMS son discutibles, según el American College of Sports Medicine, la mayoría de los expertos coinciden en que los DOMS suceden como resultado de desgarros microscópicos en las fibras musculares sufridos durante la actividad física. Una de las razones por la que los músculos se sienten apretados con agujetas se debe a la inflamación que se desarrolla en la región afectada.

Opciones de tratamiento

Por lo general, los síntomas de DOMS no requieren atención médica, y comienzan a disiparse después de 72 horas. Los síntomas suelen ser más intensos durante las primeras 24 a 48 horas después del ejercicio. Hay una amplia gama de opciones de supuestos tratamientos, sin embargo, como señalan los investigadores del "British Journal of Sports Medicine" y de la Universidad de Nuevo Mexico, no hay ningún remedio probado, y todos tienen resultados variados. Unos tratamientos incluyen analgésicos de venta libre, masajes, acupuntura, yoga, compresión y suplementos nutricionales como las vitaminas C y E.

Prevención de DOMS

El DOMS es experimentado por la gente de todos los niveles de acondicionamiento físico, y no es totalmente prevenible. Aunque calentar los músculos a través de actividades tales como el estiramiento puede no prevenir por completo el dolor, el American Council on Exercise (ACE, por su sigla en inglés) informa que puede evitar o al menos reducir los síntomas potenciales de la tensión muscular. Además, aumentar el ritmo y la intensidad del ejercicio de forma gradual da a tus músculos la oportunidad de adaptarse a la actividad de manera más eficiente, lo que también ayuda a disminuir el grado de los síntomas posibles. ACE también informa que la alimentación sana y la hidratación pueden ayudar a disminuir la intensidad del DOMS. Recomienda además que si haces ejercicio durante más de 60 minutos, beber bebidas ricas en electrolitos puede ayudarte a prevenir los calambres musculares.

Consideraciones adicionales

Si experimentas dolor muscular, debilidad o espasmos, es posible que hayas ido más allá de las rupturas microscópicas de las agujetas, y de hecho hayas desgarrado las fibras musculares, lo que sería una distensión muscular. Las lesiones leves generalmente pueden tratarse en el hogar a través del método RICE por alrededor de una semana, que incluye reposo, el uso de bolsas de hielo, compresión y elevación de la extremidad afectada. Las lesiones severas, que pueden ser incapacitantes, requerirían atención médica. Además, si sientes rigidez en los músculos de los brazos y las piernas, así como dolor en el pecho o sensación de opresión en cualquier momento, incluyendo el post-entrenamiento, busca atención médica lo más pronto posible. Como asesora Harvard Medical, estos pueden ser síntomas de un ataque al corazón u otra condición médica.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea sigust | Traducido por martin santiago