¿Qué causa un pulso en una arteria?

Cuando vas al doctor, él controla tu ritmo cardíaco al sentir tu pulso. Con cada latido del corazón, una oleada de sangre se empuja desde éste a la circulación. Estas ondas se pueden sentir como pulsaciones en las arterias cerca de la superficie de la piel, tales como las de la muñeca y el cuello.

El sistema cardiovascular

El sistema cardiovascular es un circuito cerrado de vasos sanguíneos que conducen la sangre por todo el cuerpo. El corazón es la bomba del sistema circulatorio. Esto mantiene a la sangre fluyendo, empujándola a través de la circulación con cada latido.

El sistema circulatorio

El sistema circulatorio tiene tres tipos principales de vasos sanguíneos, arterias, capilares y venas. Las arterias llevan la sangre desde el corazón a los órganos y miembros. El lado arterial de la circulación está bajo alta presión a medida que la sangre se empuja desde el corazón con gran fuerza. Las venas transportan la sangre desde los órganos y extremidades hacia el corazón. Los capilares son vasos sanguíneos diminutos que completan el circuito conectando los lados arterial y venoso de la circulación.

Los latidos del corazón crean pulsos de sangre en las arterias

El corazón es un músculo potente y grande, más o menos del tamaño de tu puño. Se encuentra en rotación constante de relajación a contracción. Cuando el corazón está relajado, las cámaras dentro suyo se llenan de sangre. Una vez que las cámaras están llenas, el corazón se contrae, empujando la sangre a través del sistema circulatorio. Cada vez que el corazón se contrae, una nueva onda de presión sanguínea es impulsada en el lado arterial de la circulación. Las paredes de las arterias contienen fibras elásticas y células musculares, que permiten que estos vasos sanguíneos se expandan y se contraigan a medida que las olas de sangre son impulsadas ​​a través de ellos . De esta forma, las arterias actúan como bombas auxiliares para mantener la sangre fluyendo a través del sistema circulatorio. Para imaginar cómo los pulsos arteriales se crean con cada latido del corazón, imagínate en el borde de un estanque. Si pones tu mano en el agua y empujas, se crea una onda que viaja a través del estanque. Cuando repites la acción de empujar el agua, se crea una serie de olas. En este escenario, estás actuando como el corazón, la bomba, creando una serie de ondas líquidas. Una situación análoga se produce en el sistema cardiovascular. Cada latido del corazón crea una nueva ola o pulso de flujo de sangre, que se propaga por las fibras elásticas y musculares de las arterias cuando la ola pasa. Estas ondas de presión se pueden sentir como impulsos en las arterias cerca de la superficie de la piel. Por lo tanto, contando los pulsos en una arteria, sabemos la frecuencia con que el corazón está latiendo.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por natalia pérez