¿Qué causa que una persona pierda peso?

La mayoría de las personas aceptan la pérdida de peso como una victoria sobre los hábitos poco saludables. Sin embargo, la pérdida de peso espontánea o perder una gran cantidad de peso durante un corto período de tiempo puede ser una indicación de enfermedad. Si notas un cambio repentino o inesperado de peso, consulta a tu médico para descartar la existencia de serios problemas de salud.

Cambios en la dieta y el estilo de vida

Si has decidido recientemente comer más sano, has sufrido una enfermedad reciente con la consiguiente falta de apetito, o tu apretada agenda hace que tengas que saltarte las comidas con regularidad, un cambio en la dieta puede causar la pérdida de peso involuntaria. Además, el aumento de tu actividad, como pasar de un trabajo sedentario a un trabajo activo, o comenzar un nuevo régimen de ejercicios sin aumentar la ingesta de calorías, puede causar una disminución en el peso. El hecho es que si consumes menos calorías de las que usas, tu peso va a bajar.

Diarrea

La diarrea puede conducir a la pérdida de peso. Por lo general, la diarrea es causada por infecciones virales o bacterianas leves, como gastroenteritis o intoxicaciones alimentarias. Estas infecciones por lo general sólo duran unos pocos días, después de lo cual puedes esperar recuperar el peso que puedes haber perdido. La diarrea crónica, que es definida por el recurso en línea MedlinePlus del National Institute of Health como heces sueltas y acuosas que duran cuatro semanas o más, puede causar pérdida de peso a largo plazo. La diarrea crónica puede ser atribuida a medicamentos, tales como fenitoína o tetrecyline; problemas de mala absorción, tales como intolerancia a la lactosa; o enfermedades, tales como la pancreatitis crónica o la fibrosis quística.

Enfermedades gastrointestinales

De acuerdo con Mayo Clinic, las enfermedades intestinales, como la enfermedad celíaca, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y la enfermedad de úlcera péptica, pueden interferir con la capacidad del cuerpo para digerir los alimentos y descomponer y absorber los nutrientes. Esto puede provocar pérdida de peso, incluso si comes tanto o más que de costumbre.

Enfermedad grave

Infecciones crónicas graves, como la tuberculosis y el VIH o SIDA, pueden causar pérdida de peso. La pérdida de peso también es un síntoma común de cáncer. Los recursos de salud en línea de Merck señalan que las personas que sufren de cáncer pueden llegar a ser muy delgadas, a pesar de tener un apetito saludable. O bien, pueden experimentar una pérdida de apetito, náuseas o dificultad para tragar, que pueden hacer que sea difícil mantener su peso. Además, los tratamientos comunes del cáncer, como la quimioterapia, a menudo causan pérdida de peso. Mayo Clinic señala que la pérdida de peso puede ser un síntoma secundario de condiciones neurológicas específicas, incluyendo accidentes cerebrovasculares, esclerosis múltiple y demencia. También puede ser una complicación de enfermedad cardíaca o pulmonar avanzada.

Desequilibrio hormonal

Tu sistema endocrino produce y regula las hormonas de tu cuerpo. Mayo Clinic explica que los trastornos endocrinos, como el exceso o la falta de funcionamiento de la tiroides, la diabetes o la insuficiencia adrenal pueden causar desequilibrios hormonales que pueden conducir a cambios significativos de peso.

Problemas emocionales o psicológicos

Las fluctuaciones emocionales pueden causar cambios en el apetito y en los hábitos alimenticios. La depresión crónica y la ansiedad o el estrés prolongado pueden conducir a cambios significativos de peso. Además, los trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia pueden causar una caída peligrosa en peso y graves problemas de salud relacionados.

Más galerías de fotos



Escrito por jessica martinez | Traducido por eva ortiz