¿Qué causa que los niños mastiquen sus cunas?

Que los niños se mastiquen a sí mismos, sus muebles, sus juguetes y sus puños es relativamente normal y la mayoría de los niños pasa por ello en algún momento, pero puede ser alarmante para ti como padre de familia si te parece extremo o continúa durante largos períodos de tiempo, según la página web de KidsHealth. Hay una gran variedad de razones para este comportamiento y deben ser examinado cuidadosamente junto con otros síntomas que muestra tu hijo.

Dentición

KidsHealth señala que la dentición puede ocurrir entre las edades de 3 meses y 3 años. Durante esta fase del desarrollo se considera normal que tu hijo mastique más para ayudar a sus dientes emergentes a romper a través de la encía. Para evitar que tu bebé mastique su cuna puede ser útil darles una sustitución, como una toalla húmeda que ha estado congelada durante 30 minutos.

Anisedad

La masticación excesiva, según la "Revista de consejería y psicología clínica," podría ser una señal de ansiedad en el niño. La masticación por sí mismo no es un indicador, pero si tu hijo se muerde los dedos, mastica objetos tales como la cuna, o tiene una variedad de otros signos y síntomas de ansiedad, entonces puede ser la causa del comportamiento. Según este estudio, la ansiedad en los niños pequeños se determina mejor al observar sus comportamientos, en lugar de hacerles preguntas.

Trastorno de integración sensorial

El trastorno de integración sensorial es una condición en la cual la percepción sensorial de tu hijo del mundo es diferente del promedio, según la Red de Apoyo de Autismo BBB. Tu hijo puede ser más o menos sensible a las texturas, sonidos, tacto o gusto y esto puede llevar a ciertos comportamientos, incluyendo la masticación excesiva en los muebles, ropa o en ellos mismos. La masticación por sí sola no es suficiente para diagnosticar el trastorno de integración sensorial, pero si sientes que tu hijo muerde excesivamente puede ser útil observar otros síntomas de este desorden.

Más galerías de fotos



Escrito por amy neuzil, n.d. | Traducido por paulina illanes amenábar