¿Qué causa que un niño pequeño no coma?

Algunos niños pequeños toman la comida con entusiasmo pero la mayoría lo hacen cuidadosamente. De hecho, el que sea especial para comer es una de las principales preocupaciones que los padres comentan con los pediatras. Recuerda que tu hijo está en buena compañía y que esta fase por lo general termina dentro de uno o dos años.

Cambios en el crecimiento y desarrollo

Los primeros 12 meses de vida están marcados por un crecimiento acelerado, pero este crecimiento disminuye entre los 18 meses y los 2 años. El apetito de tu pequeño probablemente cambie porque necesitará menos calorías para mantener ese crecimiento más lento. Los niños pequeños y preescolares por lo general experimentan dos o tres periodos de crecimiento acelerado cada año, cuando el apetito incremente de nuevo. Conforme los niños ganan movilidad, a menudo pierden el interés en la comida. Literalmente están demasiado ocupados para detenerse a comer. Los niños pequeños controlan muy poco en su vida pero los alimentos que comen son una de las cosas que si pueden controlar. Muchos niños pequeños disfrutan mostrar su independencia a la hora de comer.

Preferencias de comida

La mayoría de los niños pequeños pasan por un periodo en donde prefieren ciertos tipos de alimentos sobre otros y podrían hasta hacer una huelga en la que no quieren nada de comer más que un alimento como cereal frío o sándwiches de mantequilla de maní y mermelada, durante varios días. Este es un comportamiento normal en los niños y por lo general no indica un problema. Los niños prefieren alimentos que sean familiares y predecibles. Podrían no tener desarrollado el motor oral para comer piezas enteras de comida como un sándwich entero.

Soluciones

Si estás teniendo problemas para lograr que tu hijo pequeño coma, prepara al menos un alimento que le guste en cada comida junto con varias opciones más. Permite a tu hijo elegir qué quiere comer y cuánto comerá. Mientras ofrezcas opciones nutritivas, tu hijo obtendrá la nutrición necesaria. Dale varios refrigerios saludables durante el día para compensar la ingesta de alimentos limitada durante las comidas. La fruta rebanada, los pedazos de queso, las galletas de granos enteros y los aderezos nutritivos como el hummus, guacamole y mantequilla de maní natural son opciones amigables para los niños. No hagas que las comidas se conviertan en batallas. Los niños pequeños a veces disfrutan de la atención negativa que sucede cuando los padres les ruegan para convencerlos de comer. Muestra buenos hábitos alimenticios tú mismo y mantente positivo. Los padres deciden dónde y qué comer, los niños deciden si comen o no y cuánto.

Preocupaciones serias

Ocasionalmente, un niño pequeño podría no comer por alguna condición médica no evidente como una infección del oído, porque le están saliendo sus dientes o por reflujo. El estrés o la ansiedad también podrían reducir el apetito. De manera más rara, a veces los niños pequeños desarrollan desórdenes alimenticios por diferentes razones. Consulta a tu pediatra si sospechas que hay una razón médica detrás del hecho de que tu hijo sea especial para comer.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por laura gsa