¿Qué causa que mis piernas estén doloridas después de un entrenamiento?

Ya sea que camines, corras o utilices equipos para hacer gimnasia, cualquier tipo de ejercicio puede hacer que te duelan tus piernas. Aunque puedes interpretar esto como un signo de haber trabajado duro, tener piernas doloridas puede ser un perjuicio si te impide seguir ejercitándote durante los días siguientes. Evitar las piernas doloridas te permite ser lo más activo posible.

Dolor inmediato

Cuando tus piernas se sienten doloridas inmediatamente después de un entrenamiento, tus vasos sanguíneos pueden causar el malestar. El ejercicio hace que estos vasos se abran más, cuando esto sucede, el ácido láctico que produces durante el ejercicio se establece alrededor de tus músculos, haciendo que duelan. Tus piernas también pueden doler si realizas ejercicios (como sentadillas [squats] o leg presses) que trabajan muchos grupos musculares en tus piernas. Estos ejercicios pueden causar un dolor de piernas menor que sentirás justo después de terminar con el entrenamiento.

Dolor retrasado

Si tus músculos duelen uno o dos días después de hacer ejercicio, quizás experimentes dolor muscular de aparición retardada, también conocida como DOMS (delayed onset muscle soreness). Según la American Council on Exercise, existen múltiples teorías sobre qué causa el DOMS, pero una teoría común es que el ejercicio causa desgarros microscópicos en los músculos. Este dolor a menudo afecta a quienes practican ejercicios como principiantes o cualquiera que esté iniciando una nueva rutina o elevar la intensidad de su entrenamiento usual.

Tratamiento y prevención

Mientras que la mayoría del dolor muscular se irá solo, tú puedes aliviarlo. Inmediatamente después de tu ejercicio, date un baño frío o presiona compresas frías contra tus músculos. Esto puede reducir el dolor que sigue inmediatamente al ejercicio y puede ayudar a prevenir el DOMS. Masajear tus piernas también puede ofrecer alivio. Para evitar el dolor, estira tus piernas al menos cinco minutos antes de comenzar el ejercicio. Gradualmente introduce ejercicios nuevos, más desafiantes sobre el curso de varios días en lugar de elevar la intensidad de tu rutina de forma repentina.

Signos de un problema

Aunque las piernas doloridas se pueden sentir mejor dentro de unos pocos días del entrenamiento intenso, el dolor persistente puede indicar un problema más grande. Si el dolor es insoportable o tus músculos siguen doliendo después de pasada una semana, quizás hayas forzado o estirado demasiado un músculo. Si tus piernas están rojas e inflamadas, podrías tener una infección. Las picaduras de garrapatas o las erupciones también podría indicar un problema. Visita a tu médico si tienes cualquiera de estos síntomas.

Más galerías de fotos



Escrito por patrick dale | Traducido por aldana avale