¿Cuál es la causa de la grasa abdominal en las mujeres de mediana edad?

Aunque tanto hombres como mujeres pueden acumular grasa en el vientre, las mujeres menopáusicas son a menudo las más afectadas, ya que la proporción de grasa de los cambios musculares y de grasa comienzan a depositarse más en el cuerpo. Durante los años reproductivos, la grasa es más probable que se acumule en las caderas y muslos, pero debido a los cambios hormonales que ocurren durante la menopausia, la sección media a menudo se expande después de la mediana edad.

Grasa visceral

La grasa abdominal o visceral, es diferente de la grasa subcutánea en la superficie cerca de la piel. La grasa visceral es más profunda en la cavidad abdominal, rellenando los espacios entre los órganos en el abdomen. Este tipo de grasa se ​​asocia con las enfermedades del corazón, la diabetes y algunos tipos de cáncer. A medida que se envejece, disminuye la tasa de metabolismo y comienzas a resultarte más difícil quemar el exceso de grasa, especialmente si eres mujer. Algunas personas están genéticamente predispuestas a la deposición de grasa en el abdomen y la cintura.

Función

De acuerdo con Mayo Clinic, las células grasas viscerales no son sólo almacenes de energía, sino que también juegan un papel en fabricar una variedad de hormonas que tienen efectos sobre los procesos corporales tales como la resistencia a la insulina y el cáncer de mama. Tu cuerpo tiene una buena razón para depositar grasa en el abdomen, porque a diferencia de las partes del cuerpo, como los brazos y las piernas que debe balancearse y moverse con frecuencia, el torso es un lugar ideal ya que ocupa la menor cantidad de energía para almacenar allí. Tu cuerpo también preferentemente almacena grasa donde ya hay células grasas existentes formándose temprano en tu vida.

Forma del cuerpo y factores hormonaless

De acuerdo con Harvard Medical School, si tienes forma de pera, con gran parte de la grasa en los muslos y la parte inferior, la grasa de la que se trata es, probablemente, en su mayoría grasa subcutánea. Sin embargo, si tu cuerpo tiene más forma de manzana, con tus reservas de grasa concentradas justo alrededor de tu centro, es mucho más probable que también tengas grasa visceral debajo. En la menopausia, a medida que disminuye el estrógeno, aumenta el cortisol, que es la hormona que produce tu cuerpo cuando estás bajo estrés. Los niveles altos de cortisol están asociados con la acumulación de grasa visceral, pero otros cambios hormonales después de la menopausia también pueden contribuir a la acumulación de esta peligrosa grasa. Incluso si tienes un peso normal y no estás experimentando un aumento de peso, necesitas estar consciente de que la grasa que ya tenías en tu cuerpo puede estar cambiando de lugar debido a los cambios hormonales que tu cuerpo está experimentando.

El ejercicio ayuda

El ejercicio regular es un método eficaz para aplazar la acumulación de grasa alrededor de tu abdomen, de acuerdo con la Harvard Medical School. Investigadores de Duke University Medical Center mostraron que los participantes sedentarios en un estudio ganaron casi un 9 por ciento de la grasa visceral en sólo seis meses. Los que hacían ejercicio en una cantidad moderada no añadieron grasa visceral, y aquellos que se ejercitaron a un nivel aún más alto en realidad perdieron algo de su grasa subcutánea. Usar pesas cuando se hace ejercicio puede ayudar a reducir la grasa del vientre, y tus hábitos dietéticos son también importantes, según Mayo Clinic. Debes comer carbohidratos complejos en lugar de carbohidratos simples y procesados ​​y evitar el azúcar, las grasas saturadas y trans.

Más galerías de fotos



Escrito por paul elsass | Traducido por verónica sánchez fang