¿Qué causa gas y heces líquidas?

La presencia de gas intestinal y heces líquidas (diarrea) con frecuencia ocurre de forma simultánea en una variedad de enfermedades y trastornos. La digestión incompleta normalmente es causa de diarrea. Conforme la comida no digerida llega al intestino grueso, las bacterias colónicas descomponen la comida produciendo gas. Los trastornos funcionales del colon también pueden afectar la consistencia de las heces y la producción de gas. Ya que muchos trastornos pueden causar diarrea y gas, un diagnóstico preciso es crucial para establecer una estrategia de tratamiento efectiva.

Síndrome de colon irritable

El síndrome de colon irritable es un trastorno caracterizado por dolor abdominal intermitente, malestar o cólicos acompañado de gas, distensión y diarrea o constipación. El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (The National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases) estima que alrededor del 20 por ciento de la población en Estados Unidos presenta de forma ocasional síntomas del síndrome de colon irritable. Este trastorno afecta de forma desproporcionada a las mujeres. Aunque los mecanismos que desencadenan el síndrome de colon irritable siguen estando en investigación, es evidente que la hiperactividad muscular del colon ocasiona diarrea. Ciertos alimentos pueden intensificar los síntomas del síndrome de colon irritable incluyendo el té con cafeína, café y soda, comidas abundantes, chocolate, alcohol, productos lácteos, centeno, cebada y trigo. El estrés en exceso y las alteraciones emocionales también pueden precipitar los síntomas del síndrome de colon irritable. Esta enfermedad no pone en peligro la vida y tampoco se asocia con un mayor riesgo de padecer colitis ulcerativa, enfermedad de Crohn o cáncer colorrectal.

Intolerancia a la lactosa

Una baja concentración de la enzima lactasa en el intestino delgado origina la intolerancia a la lactosa. La lactosa, o el azúcar de la leche, es demasiado grande como para ser absorbida por el intestino delgado. La enzima lactasa fragmenta a la lactosa en moléculas de azúcares más pequeños lo que facilita su absorción intestinal. Muchas personas tienen una disminución en la producción de lactasa conforme llegan a la adolescencia y adultez. Cuando la cantidad de leche o productos lácteos que consumen sobrepasa la cantidad disponible de lactasa en el intestino delgado, la lactosa sin digerir ocasiona síntomas intestinales, esto se conoce como intolerancia a la lactosa. Los síntomas incluyen cólicos abdominales, gas intestinal y diarrea. El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales reporta que la intolerancia a la lactosa es más común en afroamericanos, hispanoamericanos y asiáticoamericanos comparados con aquellos de ascendencia europea. Este trastorno es poco frecuente en niños.

Insuficiencia pancréatica

Los trastornos que interfieren con la digestión de los nutrientes de la dieta pueden ocasionar diarrea y gas. El páncreas produce la gran mayoría de las enzimas digestivas dentro del intestino. Las proteasas, las amilasas y las lipasas degradan las proteínas, los almidones y las grasas, respectivamente. La producción o liberación deficientes de las enzimas digestivas pancréaticas deja grandes cantidades de comida sin digerir en el intestino grueso y delgado. Esta comida sin digerir precipita un aumento en la cantidad de gas intestinal y diarrea. El libro de referencia médica "Principios de Medicina de Harrison" (Harrison’s Principles of Medicine) especifica que las posibles causas de la insuficiencia pancreática son: pancreatitis crónica, tumores pancreáticos, radioterapia abdominal, fibrosis quística, hemocromatosis, deficiencia de alfa-1 antitripsina y síndrome de Shwachman.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por karly silva